japón no es pais para viejos

23 01 2013

Japanese-finance-minister-Taro-Aso-speaks-at-a-press-conference-in-Tokyo-on-Janaury-15-2013-AFP_File-Yoshikazu-Tsuno-e1358769812842Taro Aso, ministro de finanzas de Japón, país del que fue primer ministro en el año 2008, es un personaje personaje sin alma, y sin más principios que los del control de déficit publico. Para él la política consiste en hacer que salgan las cuentas y para ello hay que conseguir ahorrar aunque sea a costa de la vida de los ancianos de su país.
Este político del partido Liberal democrático, pertenece a la pequeña minoría de católicos romanos existente en Japón y a lo largo de su ya larga carrera política, ha provocado numerosas controversias con sus polémicas declaraciones.
El tal Taro Aso, en el más genuino estilo nazi ha declarado que las personas mayores de su pais deberian darse prisa en morirse porque resulta muy caro para la seguridad social pagar los tratamientos de las personas enfermas que han superado una cierta edad.
Cuando alguien se atreve a decir públicamente una barbaridad como ésta en una sociedad democrática es que algo muy grave está pasando, pero merece la pena hacer una reflexión sobre las razones por las que un responsable político puede afirmar algo así y no avergonzarse de haberlo proclamado.
El mundo ha entrado en una fase deshumanizada en la que los valores que veníamos aceptando desde la revolución francesa se han trastocado, y ya no presiden el espíritu de las leyes los principios de igualdad, fraternidad y libertad de quienes hicieron la toma de la Bastilla. Cuando la economía es la única referencia válida para los gobernantes, es que no merecen serlo.
Es cierto que no es imaginable que un político europeo diga públicamente una barbaridad así, pero no me extrañaría que alguien lo pensase, por eso cuando alguien sobrepasa los límites elementales de la decencia política no puede dejar indiferente a nadie. Comportamientos y declaraciones como las del ministro nipón, son peligrosas si no se les ponen coto.
Vivimos en una etapa histórica de la humanidad que no creo que en el futuro sea recordada como un tiempo digno.

Anuncios




el síndrome del gps equivocado

15 01 2013

1358184531_extras_ladillos_1_0 Sabine Moreau, de 67 años, una mujer belga que tenía que haber recorrido menos de cien kilómetros para ir a recoger a una estación de Bruselas a un amigo, se fió del gps de su coche y condujo durante casi dos días hasta llegar a Zagreb, después de haber hecho 1.420 kilómetros. Su ausencia preocupo a su hijo que denunció su desaparición , y cuando por fin apareció por toda explicación dijo : “Estaba distraída así que seguí pisando el acelerador . No me di cuenta de que iba en dirección errónea”.
Eso es lo que yo llamo el síndrome El GPS estropeado,que es una dolencia mental que afecta a no pocas personas, empeñadas en ir por un camino equivocado porque hay una máquina que les indica que deben continuar por ahí.
Es evidente que no hay nada mejor que actuar con libertad, pero esa condición la pierden las personas que se dejan guiar por las consignas de la intolerancia que les marcan los ingenieros de su GPS político. El peor síntoma de la mala salud de nuestras libertades es el que conduce a algunos a impedir que se expresen los que piensan de una forma distinta a ellos. Sustituir los gritos y los insultos por la palabra no es muy razonable, pero reventar la posibilidad de que alguien hable en público mediante la coacción violenta, es un comportamiento fascista que debe ser rechazado por antidemocratico.
A propósito de este término tan querido por una cierta izquierda para referirse a la derecha, hay que decir que hay comportamientos fascistoides que practican con frecuencia algunos grupos que se autodenominan progresistas y en el fondo son absolutamente intolerantes.
Ayer en Sevilla, el ministro de Educación José Ignacio Wert, no pudo pronunciar una conferencia organizada por El Mundo, porque 200 personas ocuparon un local que tenía un aforo para 500 y no solo le impidieron a él hablar sino que a los 300 ciudadanos restantes que habían ido a escucharle les privaron de esa posibilidad.
No eran precisamente estudiantes los que gritaban, pero habría dado lo mismo. Cuando uno tiene el gps estropeado acelera y sigue en la dirección erronea.





Depardieu y los impuestos

19 12 2012

1261468132_850215_0000000000_sumario_normalEn pleno debate social, político y policial sobre evasores fiscales y defraudadores, ha surgido una noticia en el Pais vecino que no conviene mezclar ni confundir con el asunto de los golfos insolidarios que tienen cuentas no declaradas en Suiza o blanquean dinero con ayuda de algún chino.
Me estoy refiriendo al caso de Gèrard Depardieu que ha decidido trasladar su residencia a un pueblecito belga a 10 kilómetros de Francia, para pagar menos impuestos. En sus 45 años de carrera como actor ha pagado más de 145 millones de euros a la Hacienda de su país y ahora le anuncian una nueva presión fiscal. Su decisión de irse de Francia ha merecido el insulto del primer ministro que le ha llamado “ser despreciable” y esto ha hecho que el aludido haya devuelto su pasaporte diciendo que no le interesa ser francés con un gobierno como el de François Hollande.
Depardieu , como cualquier buen actor es un histrión y las exageraciones forman parte de su manera de expresarse , pero su gesto es una llamada de atención contra la voracidad recaudatoria de los gobiernos. En España al menos no es legal poner impuestos confiscatorios, porque la gente trabaja y merece poder disponer de la mayor parte de su remuneración para hacer con ella lo que le venga en gana, porque lo contrario sería trabajar como esclavos para el Estado, pero en algunos países los gobiernos fríen a impuestos a sus ciudadanos, con retención de más del 75 por ciento y luego dilapidan esos recursos en asuntos innecesarios.
Colaborar con la Hacienda es un deber ciudadano pero administrar bien los dineros que los gobernantes nos quitan de nuestros bolsillos es una obligación de los políticos.
¿Alguien se ha preguntado qué cantidad de nuestros impuestos van directamente a cubrir sueldos, sinecuras y privilegios de nuestros políticos? Gérad Depadieu no es un evasor fiscal y quienes les critican en muchos casos tienen cuentas en Suiza, porque cosas así no la hacen solo los de CiU.





34 años después

6 12 2012

Hoy hace 34 años que aprobamos nuestra Carta Magna en referéndum, y a pesar de que tenemos una de las constituciones más jóvenes de la Europa democrática, según los últimos datos conocidos de la encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas, siete de cada diez españoles están insatisfechos con nuestra democracia.
Este dato es alarmante y muy de preocupar porque hay quienes están confundiendo la crisis económica con nuestro sistema político, y las consecuencias de eso históricamente han sido las dictaduras o el auge de los partidos fascistas.
La constitución nos garantiza un sistema de libertades y así es reconocido en la encuesta del CIS por un 41,7 por ciento, pero un 44,6 afirma que la ley de leyes se respeta poco o nada en nuestro país.
Los datos estadísticos reflejan tendencias y es una realidad incuestionable que la sensación generalizada de los ciudadanos españoles es que tenemos un marco legal que no sirve para los objetivos que marcaron los constituyentes hace más de tres décadas.
Evidentemente la crisis más grave que padecemos como país no es la económica porque ésta la superaremos más pronto que tarde. La verdadera crisis que tenemos es la institucional y ésa no es tan sencilla de arreglar salvo que hagamos una revolución democrática.
La democracia debe ser fuerte y la nuestra es débil porque quienes han jurado cumplir y hacer cumplir las leyes, se las pasan cada día por el arco del triunfo y no les pasa nada. Nuestra obligación es fortalecer la democracia y no permitir que salga gratis que políticos como Artur Mas sean practiquen la insumisión legal, o que gobernantes como Rajoy incumpla su programa electoral , por no hablar del partido socialista que ahora está en la oposición pero que cuando gobernaba hace escasamente un año hacía lo mismo.
Los ciudadanos se sienten indefensos ante quienes les representan y eso no es lo que preveía nuestra constitución, que sigue siendo válida. Lo único que hace falta es que la cumplamos.





gente que protesta

1 12 2012

2012_11_27_4DARNjwPrGDhyNGiT67YK2Cada vez que algún colectivo protesta o se manifiesta en la calle es recibido con división de opiniones porque hay quienes no entienden la razones de su enfado. Es cierto que para resultar más convincentes, algunos – el personal sanitario por ejemplo – están exagerando y diciendo que nos roban la salud, cuando eso no es cierto, porque se ha demostrado lo contrario en varios hospitales andaluces o madrileños de gestión privada que funcionan mejor que antes.
Pero eso forma parte del juego dialéctico. Yo creo que hay razones para la protesta y ejercerla es un derecho. Lo anormal y sorprendente seria que con la que está cayendo la gente estuviese calladita y viendo la televisión en su casa porque la sociedad de hoy, por suerte, no es como la que describía Jarcha en su canción emblemática del post franquismo “Libertad sin ira”. Por entonces la gente “era muy obediente, hasta en la cama”, pero ahora, y sobre todo en estos tiempos de penuria, hay que hacer que el poder se sienta incómodo y que recuerde que está al servicio de los ciudadanos porque a veces parece que estuviera a las órdenes de los amos de Europa.
Estos dias los estudiantes y sus profesores universitarios dan clases en la calle a modo de protesta por los recortes, los médicos y enfermeras de la sanidad publica de Madrid se manifiestan bailando para hacer más amable su huelga a quienes la padecen, los jueces se unen en contra de las tasas judiciales y los desahuciados siguen organizados en contra de la ejecución de esas ordenes que les dejan en la calle.
Gracias a estas protestas cívicas se han conseguido cosas y se ha hecho que los poderes rectufiquen en algunas cosas y tomen conciencia de les hemos elegido no solo para que controlen el déficit, sino fundamentalmente para que los ciudadanos vivamos mejor y con más derechos.
Que la gente presione a los poderes públicos y a las instituciones financieras ( que son un poder fáctico de primer orden ) es una forma de ejercer la democracia. Yo veo más eficaz la protesta con argumentos, en la que no se cuelan los profesionales del lío, que las que hacen quienes no concretan nada y exigen todo. Pedir la luna cuando no te la pueden dar es una forma de aparecer como muy reivindicativo y al tiempo como muy inútil





las otras crisis

18 11 2012

Cada día cuando leemos los periódicos nos encontramos con las mismas tristes noticias, repetidas una y otra vez, sobre idénticos temas que hablan siempre de los mismos países. Para los ciudadanos de esta zona del mundo en la que vivimos nosotros solo existe la prima de riesgo, el déficit, los recortes sociales, los desahucios , las cifras del paro, la señora Merkel y, de vez en cuando, Obama.
Nosotros, que conocemos de cerca lo mal que lo están pasando muchos de nuestros compatriotas, no contemplamos otro escenario imaginable que el de regresar a una situación mejor, porque nos parece que no sería soportable ir a peor. Sin embargo, más allá de nuestras fronteras ocurren cosas peores y sobreviven muchos ciudadanos en condiciones lamentables y no obstante olvidadas.
En Europa llevamos mirándonos el ombligo casi toda la vida, y solo volvemos los ojos para lo que hace tiempo llamábamos el tercer mundo y ahora es el cuarto, a la hora del telediario cuando después de informarnos sobre lo que creemos importante, las televisiones rellenan el tiempo que les queda con temas menores que ocurren en países lejanos.
Además de la nuestra hay otras muchas crisis y no consuela saber que otros están peores que nosotros, porque esos que lo están pasando peor también son de los nuestros. Los que mueren por los ataques de Israel a Gaza y de Gaza a Israel.
El mundo esta dividido en pro árabes y pro judíos y cada vez que alguien aborda este espinoso tema saltan las alarmas de la intolerancia y la radicalidad como si no existiesen argumentos que sirviesen para dar la razón a unos o a otros según los casos. Israel es la potencia militar fuerte y Palestina es la zona deprimida. Los cohetes que Hamás lanza contra Israel son menos potentes que sus misiles pero también causan muertos. Paradójicamete los Israelitas se han convertido en Goliat y los palestinos se asemejan a David, pero la violencia surge en las dos partes.Unos atacan y otros dicen que se defieden, y mientras tanto mueren niños y civiles. Es una historia inacabada de guerra, pobreza, hambre, falta de libertad y generaciones perdidas.
Esa sí que es una crisis total, para la que después de tantos años dudo que exista esperanza.





el sueño americano

6 11 2012

Hoy los ciudadanos de los Estados Unidos eligen al que será su presidente para los próximos cuatro años, y ya sea Obama o Ronmey,saben que trabajará por conseguir que aquel gran Pais siga siendo grande.
En los Estados Unidos de America,la gente sueña y muchos cumplen sus deseos, aunque tengan que pasar decenios para hacerlos realidad. A Martin Luther King no le dejaron vivir lo suficiente para disfrutar su I have a dream, pero un negro como él está en la Casa Blanca y tal vez repita mandato.
Yo me he preguntado muchas veces por qué hay tanta gente en tantos paises que odia a los Estados Unidos, porque entre los anti yankees no conozco a pueblos que sean mejores que los que viven entre los dos océanos. Un pueblo mestizo en el que todos los que quieren hacer algo por él tienen su oportunidad, y aunque persisten grandes injusticias, como también en nuestro pais, hasta el más desgraciado siente el orgullo de ser norteamericano.
Alli la gente no odia a su compatriota por razones ideológicas y todos saben que el gobierno está a su servicio. En los Estados Unidos es impensable que un cargo público mienta a la prensa o al Congreso, y si un Presidente delinque es apartado de su cargo.
Ese pais tan denostado por los guardianes del tarro de las esencias de la progresía que se manifiesta contra él y quema su bandera, defiende y lucha por la libertad, y sus ciudadanos mueren para que en el resto del mundo estemos más seguros.
La vieja Europa está demostrando su senectud y persiste en sus vicios de antaño que la conducen a la lamentable situación de insolidaridad que estamos viviendo. Tenemos más historia, más cultura y más arte en las piedras de nuestras ciudades, pero nuestras venas democráticas, siendo más recientes, están más deterioradas.
Yo, al menos, admiro a ese gran pais en el que hoy eligen a un señor que deberá trabajar de verdad para servir a sus ciudadanos, algo que por aquí no está tan claro.