lance armstrong

16 01 2013

1358272779_935537_1358290209_noticia_fotogramaDe toda la vida la gente ha contado sus pecados en la intimidad de un confesionario o en la discreta y confidencial consulta de un psicoanalista, y solo los que pretendían hacer caja vendiendo sus desvergüenzas, iban, y van, a la televisión, pero Lance Armstrong tenía que hacerlo ante una periodista seria y de prestigio, porque estaba obligado a dar una explicación pública, dada su condición de líder derrotado.
A estas horas, cuando todavía no se conoce el contenido textual de la entrevista que tuvo con la periodista Oprah Winfrey , que se emitirá en la madrugada de este próximo viernes, se ha filtrado que ha reconocido haberse dopado, bajo el pretexto de que “lo hacían todos” y la gente no sabe si lo ha reconocido por venganza o porque quiere rehacer su maltrecha imagen. Si fuera así habría que reconocerle que, al menos, ha aceptado dejar de mentir, que para algunos es algo tan difícil como dejar de fumar.
El que fuera siete veces campeón de Tour de Francia, ahora no es más que un hombre humillado que ha reconocido que hacía trampas para ganar.
Yo tiendo a ser benévolo con quienes reconocen sus errores y aunque no propongo que se le haga un monumento a un mentiroso, sí destaco como insólito que algún personaje público, diga “ lo siento”, aunque por aquí tenemos a uno que no hace mucho tiempo si se ha expresado en estos términos.
Ahora lo facilón en este comentario sería recordar los nombres de los numerosos personajes públicos españoles que están bajo sospecha de haber mentido o robado y que no sólo no han pedido disculpas sino que, muy al contrario, sostienen que son inocentes aunque en ningún momento explican por qué medios lícitos han engordado sus cuentas corrientes y su patrimonio. Sería impensable que aquellos a quienes me estoy refiriendo, y que están en las portadas de los teléfonos y en la mente de todos, pidieran perdón y devolvieran lo que no es suyo, porque eso significaría que estamos en otro país.





las lágrimas de obama

15 12 2012

1355517603_0El Presidente Obama ha llorado al comparecer por televisión para informar sobre la masacre de la guardería de Conneticut en la que han muerto a tiros 18 niños y 9 adultos.
La violencia es los Estados Unidos de América forma parte de su paisaje y de su cultura y por supuesto de su tradición. En el Far West estaba vigente la ley del más fuerte: había matones profesionales, el sheriff debía ser el más rápido sacando el revólver y a veces los linchamientos no estaban del todo mal vistos.
Un país democrático como es el que Preside Obama mantiene en muchos de sus estados la pena de muerte y con más frecuencia de lo que podría considerarse ocasional, la policía muele a palos a un detenido en la calle o le dispara a matar, en vez de a las piernas, si saca de su bolsillo una chocolatina cuando está rodeado.
En el país más poderoso del mundo la gente sabe que la segunda enmienda de su Constitución le garantiza a sus ciudadanos el derecho a portar armas y sus jueces entiende que si uno dispara a otra persona porque sospecha que puede agredirle, está ejerciendo el derecho a la legítima defensa. Según datos recogidos hoy en la prensa las armas de fuego causan más muertes en los Estados Unidos que ninguna de las guerras en las que se ha visto envuelto ese país.
La pregunta que hay que hacerse es ¿de qué se extrañan que de vez en cuando un perturbado provoque una matanza en un colegio o en algún otro sitio en el que existe una aglomeración de personas?
Desde que en 1999 un pistolero acabó con la vida en Columbine de 12 niños y un profesor se ha producido en Estados Unidos 18 tiroteos indiscriminados con consecuencias mortales, cuatro más que en el resto del mundo.
La masacre de hace unas horas en una guardería de Conneticut, no sé si hará reflexionar a las autoridades de aquel gran país sobre la ventaja de ir armados, porque con la misma facilidad que compran las armas los buenos lo hacen los malos. Si un arma de fuego puede tenerla cualquiera que vaya a una tienda y la pague, es que en los Estados Unidos a pesar de su envidiable desarrollo tecnológico, no han progresado mucho, porque siguen como en la época del lejano Oeste.





acuerdos de conveniencia

13 12 2012

photo_1355173285960-4-0La gente cree que la justicia consiste en descubrir la verdad y declarar inocente o culpable a la persona acusada de haber cometido algún delito, pero quienes piensan así es que han visto pocas películas americanas.
En los Estados Unidos los abogados son especialistas en llegar a acuerdos entre las partes para conseguir que los casos de sus defendidos nunca lleguen a ser juzgados en un Tribunal, porque así el Estado se ahorra dinero y las víctimas eligen hasta donde llega su reparación o su sed de venganza. Es una forma de entender los litigios, aunque yo opino que no es un método moralmente aceptable para hacer que se cumpla la ley.
No quiero decir con esto que en España lo hagamos mejor, porque aquí la justicia con frecuencia es un cachondeo y unos justificables tienen más posibilidades de salir mejor parados que otros,pero como el caso al que me refiero se sitúa en Los Estados Unidos, allá voy.
Seis millones de dólares han sido suficientes para que Nafissatou Diallo, la camarera del hotel ede Nueva York en el que supuestamente fue violada por Dominique Strauss Kahn, retire la demanda que le interpuso por esa agresión sexual. El obseso ex director general del Fondo Monetario Internacional paga por no tener que regresar a los Estados Unidos y así puede seguir haciendo de las suyas en Francia, y la ex trabajadora guineana ha resuelto su futuro haciendo como que no ocurrió nada en su reciente pasado.
Es cierto que ella, en las únicas declaraciones que se le conocen, le dijo a una periodista que quería que su agresor fuese a la cárcel “para que sepa que hay lugares donde no se puede usar ni el poder ni el dinero “, con lo que acreditaba que no tenía ni idea de lo que un personaje poderoso y adinerado puede conseguir en prisión, pero sus abogados la han convencido de lo rentable que puede resultar perdonar a un violador acaudalado.
Con este acuerdo ambas partes quedan satisfechas y la justicia maltrecha.
En Francia saben que DSK es un abusador adicto al sexo, pero también sospechan que la camarera Diallo fue un fácil señuelo en el que el impresentable ex político francés caería, y asi lo ha publicado la prensa gala.
Yo no me he alegrado nunca de las desgracias ajenas, pero si alguien ha dudado alguna vez que los ricos lloran menos y les van mejor que a los pobres cuando delinquen, que se frote los ojos y abra bien los oídos, porque estaba equivocado.





el sueño americano

6 11 2012

Hoy los ciudadanos de los Estados Unidos eligen al que será su presidente para los próximos cuatro años, y ya sea Obama o Ronmey,saben que trabajará por conseguir que aquel gran Pais siga siendo grande.
En los Estados Unidos de America,la gente sueña y muchos cumplen sus deseos, aunque tengan que pasar decenios para hacerlos realidad. A Martin Luther King no le dejaron vivir lo suficiente para disfrutar su I have a dream, pero un negro como él está en la Casa Blanca y tal vez repita mandato.
Yo me he preguntado muchas veces por qué hay tanta gente en tantos paises que odia a los Estados Unidos, porque entre los anti yankees no conozco a pueblos que sean mejores que los que viven entre los dos océanos. Un pueblo mestizo en el que todos los que quieren hacer algo por él tienen su oportunidad, y aunque persisten grandes injusticias, como también en nuestro pais, hasta el más desgraciado siente el orgullo de ser norteamericano.
Alli la gente no odia a su compatriota por razones ideológicas y todos saben que el gobierno está a su servicio. En los Estados Unidos es impensable que un cargo público mienta a la prensa o al Congreso, y si un Presidente delinque es apartado de su cargo.
Ese pais tan denostado por los guardianes del tarro de las esencias de la progresía que se manifiesta contra él y quema su bandera, defiende y lucha por la libertad, y sus ciudadanos mueren para que en el resto del mundo estemos más seguros.
La vieja Europa está demostrando su senectud y persiste en sus vicios de antaño que la conducen a la lamentable situación de insolidaridad que estamos viviendo. Tenemos más historia, más cultura y más arte en las piedras de nuestras ciudades, pero nuestras venas democráticas, siendo más recientes, están más deterioradas.
Yo, al menos, admiro a ese gran pais en el que hoy eligen a un señor que deberá trabajar de verdad para servir a sus ciudadanos, algo que por aquí no está tan claro.





a río revuelto

4 10 2012

La primera enmienda de la Constitución de los Estados Unidos proclama que ninguna ley federal puede limitar el derecho a la libertad de expresión porque en ese principio se fundamentan el resto de las libertades y además permite que los ciudadanos estén informados y  tengan elementos de juicio suficientes a la hora de elegir a sus representantes.

Yo en ese sentido me siento ciudadano norteamericano porque, aunque hay otras muchas cosas que me repelen de aquel país (por ejemplo la vigencia de la pena de muerte), creo que tienen muy claro que protestar contra los poderes públicos forma parte del ejercicio normal de las libertades ciudadanas.

Digo esto , como tesis incuestionable, porque en estos momentos en España se ha abierto un debate sobre si el gobierno quiere limitar las libertades de los ciudadanos controlando el derecho de manifestación que es una forma de expresión de un estado de ánimo, y honradamente creo que hay quienes están interesados en interpretar parcialmente un asunto que merece ser analizado sin confundir a la gente.

Yo no creo en absoluto que hay en España ningún poder público que quiera acabar con ninguna de las libertades que venimos ejerciendo desde que recuperamos la democracia. Quienes se empeñan en afirmar eso mienten y saben que mienten, porque no hay poder suficiente para conseguirlo ni gobiernos suicidas para pretenderlo.

En todos los países democráticos la gente manifiesta  su malestar  y en esos mismos países los gobiernos ejercen el derecho a que las manifestaciones transcurran en paz y sin que se lesionen otros derechos ciudadanos. La imagen de los bobbies ingleses acompañando a los manifestantes por las calles con la doble misión de garantizar su derecho y al mismo tiempo impedir que se conculquen otros es sobradamente conocida y es ejemplo de modernidad.

En España hay razones sobradas para manifestarse y protestar,  y entre quienes ejercen ese derecho están los miles de ciudadanos que no aguantan más recortes y los miles de oportunistas profesionales que nunca han dejado de practicar el interesante principio de “a rio revuelto ganancia de pescadores”.