vuelva usted a operarse…mañana

17 12 2012

2012_2_2_Ralmy38Sr1tY3CoQyILSM2 Miles de profesionales de la sanidad continúan manifestándose en las calles de Madrid en protesta por los planes del gobierno de la Comunidad madrileña de privatizar algunos servicios de los hospitales públicos. Hasta ahora los médicos y resto de personal sanitario han realizado once jornadas de huelga.
De las 4.000 operaciones quirúrgicas que han dejado de hacerse en Madrid durante las primeras jornadas de paros sanitarios, me imagino que los médicos huelguistas han aplazado la intervención de algunas hemorroides, que aunque no acarrean la muerte provocan bastante dolor. También es muy probable que hayan dejado para otra ocasión algo de cataratas, alguna próstata, y tal vez un par de docenas o tres de juanetes. En definitiva nada grave y por lo tanto aplazable,por lo que los usuarios de la sanidad pùblica deben ser comprensivos y solidarios con quienes deben cuidarles porque, cuando protestan lo hacen por ellos.
Yo a día de hoy no tengo muy claro quien tiene la razón en este conflicto pero estoy convencido de que el 100 por 100 de los argumentos válidos no están a favor ni la Comunidad de Madrid ni de los sanitarios, por eso hasta ahora no he entrado a fondo a analizar el problema, pero pienso que hay colectivos que deben medir mucho las consecuencias de sus paros. Cuando hay huelga de Metro los usuarios se fastidian pero tienen una alternativa de transporte. Cuando paran los profesores, los estudiantes se quedan sin clase pero pueden estudiar en casa y cuando dejan de trabajar los funcionarios de Correos no llegan las tartas pero si los emails. Cuando un médico hace huelga nadie puede sustituirle.
¿Significa eso que tienen menos derechos los profesionales de la medicina? En absoluto pero lo que sí tienen es más responsabilidad en otras profesiones porque de su pericia insustituible depende la calidad de vida y a veces la propia vida de los enfermos.





protejamos la sanidad pública

12 11 2012

No sé cuál será la experiencia de cada uno de vosotros en esta materia, pero si hay algo que te encoge el corazón, te hace llorar a solas y aunque pienses que no crees en nada te lleva a rezar, es la enfermedad de un ser querido que crees que puede morir. La salud es el bien que hay que proteger de forma prioritaria y eso lo sabe todo el mundo pero quienes nunca deben olvidarlo son los poderes públicos.
En Canarias van a cerrar la unidad pediatrica de cirugía cardíaca que atiende a los niños de las islas con lesiones graves de corazón, en Madrid el Hospital Universitario de la Princesa va a dejar de ser un Hospital General para convertirse en un centro geriátrico en clntra de las opiniones de los expertos y en Cataluña no paran de clausurar servicios sanitarios.
Gestionar mejor los servicios públicos es una obligación de todo gobierno pero eso no significa que los ahorros se tengan que hacer a costa de la salud o de la vida de los ciudadanos.
De todas las protestas que se están desarrollando día a día en las calles de nuestras ciudades hay una que me parece que responde a una grave preocupación a la que ninguno de los ciudadanos debemos ser insensibles, y es el tema de la sanidad.
España tiene una sanidad pública envidiable, de gran calidad, y el argumento de la crisis económica no puede ser definitivo para poner en riesgo este servicio que es uno de los más importantes que tenemos que proteger de nuestro estado del bienestar.
Hay cosas que no pueden ser valoradas solamente en términos económicos porque el valor que se protege es muy superior. La sanidad siempre es rentable, porque la enfermedad y la muerte son mucho más caras.
Cada vez que se cierra un hospital porque no hay dinero para mantenerlo abierto, hay que preguntarse que en qué otra cosa se va a emplear esa cantidad que se ha ahorrado, porque seguro que la eleccion está mal hecha. Podemos acabar siendo un pais sin déficit económico, y al mismo tiempo sin sanidad y sin educación y en ese caso, no valdríamos nada.