maldito teléfono móvil

10 02 2013

1360342426_extras_portada_0Acabo de leer una frase que ha hecho que todos los temas que creí que me interesaban para comentar en este blog pasen a un segundo plano. Es tanto el tiempo que dedicamos a mirarnos el ombligo que con demasiada frecuencia nos olvidamos de que existen otras gentes, otros mundos y otros corruptos que jamás dejarán de ser como son, porque a nadie interesa que cambien.
Solamente con que miren la foto que acompaña a este artículo es suficiente para que, al menos durante unas horas, seamos conscientes de que hay crímenes que se cometen en nombre del progreso o de la comodidad de los países ricos, sin que nadie sienta un golpe en su conciencia.
La frase a la que me refiero es : “para que nosotros usemos el teléfono móvil hay gente que tiene que morir”. La ha dicho Nuria Juvanteny, una carmelita que lleva 25 años en África ,cuyas declaraciones aparecen hoy en varios periódicos nacionales.
Por lo visto el 80% de los recursos mundiales del coltán, mineral clave en las nuevas tecnologías, se encuentra en las minas del Congo, y para extraerlo los rebeldes utilizan a jóvenes y niños a los que los soldados azotan cuando éstos caen rendidos, tras horas de trabajo, para obligarles a continuar en su búsqueda del mineral.
El este del país es la zona más rica en dos minerales imprescindibles para la fabricación de tecnología compacta: coltán y casiterita. Los tutsis y hutus luchan por lograr el control de los valiosos recursos de esa zona del Congo, donde también intervienen los intereses de las grandes potencias que son las que se los compran. Las armas de estos dos grupos éticos son las propias personas, mujeres y niños que son abusados y maltratados por unos y otros.
Mientras tanto aquí nos preocupamos de las facturas de nuestras llamadas y no podemos vivir sin el whatsaap o la conexión a internet. Es cierto que la culpa de lo que les pasa a los niños del Congo no es nuestra, pero si cada vez que hacemos o recibimos una llamada recordamos que “alguien tiene que morir para que podamos usar nuestros terminales de telefonía”, le dedicaremos un segundo de nuestro tiempo a ser conscientes de que este mundo es una mierda.

Anuncios




¿una tontería?

3 01 2013

1357131004_0Van der Vaart, que para quienes no sepan de quién hablo les diré es un futbolista holandés que pasó fugazmente su el real Madrid, utiliza con más precisión las manos que el lenguaje, porque después de haber agredido a su mujer la pasada Noche Vieja, que cayó al suelo ante la mirada atónita de otros 10 invitados, ha dicho por toda disculpa que “ aquello fue una estupidez que no tenía que haber pasado”. Lo más importante de esta noticia es que su mujer, la modelo alemana, Silvie, ha decidido separarse de él. No ha tolerado ni un minuto que un marido le pegue y no le ha dado, que se sepa, una segunda oportunidad, porque los violentos son reincidentes: jamás se curan.
En España más de una mujer a la semana muere como consecuencia de las agresiones sufridas a manos de su pareja.
Además, si alguien que golpea a una mujer hasta tirarla al suelo piensa que eso es una tontería, está proclamando a los cuatro vientos que lo volvería a hacer porque “las tonterías” generalmente son intrascendentes.
Como imaginarán quienes me leen, no estoy haciendo una crónica social sobre dos personajes conocidos, sino que destaco este lamentable suceso para incidir una vez más en la lacra de la violencia contra la mujer que no tiene relación directa con la condición económica, social o educacional de las personas sino con la naturaleza mezquina e irrespetuosa de algunos sujetos.
Por más campañas de concienciación que se hagan por la televisión dirigidas a los posibles agresores diciéndoles “si le pegas a ella me estás pegando a mi” no se consigue nada porque los violentos son insensibles a esos mensajes. La conciencia de que no es permisible esa conducta debe tenerla la propia sociedad que debe rechazar a quienes así actúan, y las víctimas que deben saber que no hay segundas oportunidades ni para ellas ni para quienes les pegan.





un nobel, indigno

12 12 2012

Mo-YanSeguro que ustedes no saben cómo se llama el premio Nobel de literatura de este año, pero es muy probable que sí hayan oído, que el chino en cuestión es un personaje indeseable.
Su pseudonimo es Mo Yan – que en mandarín significa “no hables” – y ya es conocido como “el mudo” en todos los ambientes literarios porque ha hecho honor a su apodo y no solo no se ha atrevido a hacer ninguna declaración en contra del régimen dictatorial de China, sino que además se ha negado a poner su firma en la carta que le han enviado a las autoridades de aquel pais 134 premios Nobel, pidiendo la excarcelación del también galardonado chino Liu Xiabó.
El comité de los premios nobel de literatura valora la obra de los candidatos sin fijarse en su ideologia politica, pero resulta indigno e insolidario que el tal “mudo” se niegue a aprovechar la proyección internacional de este premio para reclamar la libertad de su colega y compatriota.
China considera un insulto que se premie a algún ciudadano de su país que sea disidente de la política oficial porque piensa que, como en cualquier secta, que fuera de su doctrina no hay salvación ni lugar para la libertad. Por eso jamás autoriza a que salgan de sus fronteras a recoger ningún premio a alguien que se atreva a criticar la política represiva que practica el país que más penas de muerte ejecuta al año.
Al Régimen de Pekín le da lo mismo lo que piense el resto del mundo sobre su desprecio a los derechos humanos, y además se aprovecha de la debilidad de los países demócratas que con tal de no molestar al gigante asiático y seguir comerciando con él, miran para otro lado. Sin embargo yo creo que si un escritor no se siente libre para denunciar una injusticia o no lo hace porque es complice del poder, por muy bien que escriba no merece ni el respeto de sus lectores ni el aplauso por su obra.
Hay silencios indignos y el de este chino es clamoroso





todos somos discapacitados

4 12 2012

18200001_1354555398943_124_34_0_gra  Hay momentos en los que se hace el silencio por respeto y, yo añado, admiración cuando un discapacitado habla en público,  y esto ha ocurrido en las ùltimas horas cuando ciudadanos, hombres y mujeres, que estos días protestan por los recortes que imponen las distintas administraciones publicas que les afectan a ellos y sus familias.

Una mujer ha leído con dificultad, pero con decisión, un texto reivindicativo, y un chaval ha dicho que si los politicos fuesen en una silla de ruedas serían más sensibles a las necesidades. Todo esto ha ocurrido en la Asmblea de Madrid, con motivo del Día Internacional de las Psrsonas con Discapacidad que por tercer año consecutivo convierte en “Diputados por un día” a quienes parecen esta limitación.

Ciento veinte discapacitados intelectuales han participado en este acto, que si no resuelve nada al menos sirve para abrir los oidos y golpear las conciencias de quienes han sido elegidos para estar atentos a las necesidades de sus representados.

Hace unos días afirmé que la protesta en muy sana en democacracia y a veces también resulta eficaz, y me reafirmo en esta convicción porque cuando la sociedad civil se mueve los cimientos de las instituciones se conmueven. Cada día que pasa les resulta más dificil a los politicos hacer oidos sordos a las justas reivindicaciones de quienes peor lo pasan. ya no hay argumentos que justifiquen la inacción de quienes mientras tanto sí atienden otras necesidades menos perentorias.

El gobierno de Valencia ha anunciado que abonara los 40 millones de euros que les debe a la discapacidad  en esa Comunidad Autónoma y ojala que otras Administracciones Públicas hagan lo mismo, porque una sociedad que en época de crisis abandona a quienes menos posibilidades tienen de defenderse por si solos no merece tal nombre.

Discapacitados somos todos pero unos son mas dignos que otros.





Somos violentos

25 11 2012

Seiscientas cincuenta mujeres han sido asesinadas oor sus parejas en España. Cuarenta y tres han fallecido en lo que va de año y en Europa una de cada diez mujeres ha sufrido violencia sexual.
Hoy se celebra el dia internacional contra la violencia de género, y como todas las fechas que ha establecido Naciones Unidas pretenden sensibilizar a la opinión pública sobre un problema grave, aunque todos sabemos que no basta con celebrar jornadas de este tipo porque la solución , si existe que yo lo dudo, está en la educación y e las leyes.
La violencia, y no el amor o la generosidad, es una característica del ser humano, y de eso pueden hablar con autoridad los psicólogos que cada día ven en sus consultas cómo hombres, mujeres, niños y ancianos, se hacen violencia a sí mismos o a los demás.
En materia de violencia el más fuerte tiene ventaja sobre el débil, el más desequilibrado sobre el pacífico, el inculto sobre el preparado, el amoral sobre quien tiene principios, el hombre sobre la mujer y solo en la medida en que se inviertan estos términos sera posible volver a equilibrar la balanza.
Nos sorprendemos de la violencia de los hombres contra las mujeres pero somos capaces de convivir con otras violencias que cada dia vemos en todos los ámbitos de la vida. Evidentemente no trato de comparar la reprobable y repugnante cobardía de esos hombres que maltratan física o psicológicamente a sus parejas con otro tipo de acciones, pero vivimos en una sociedad tensionada, insociable, en la que muchos son incapaces de convivir con los demás, donde el insulto o la amenaza constituyen la expresión más corriente de respuesta y la convicción de que solo el que es más fuerte triunfa y se sale con la suya.
Hace tiempo que alguien dijo que el hombre era un lobo para el hombre, y no se equivocó. Con el paso de los años lo único que hemos hecho ha sido perfeccionar los instrumentos de violencia sobre los demás. Las sociedades primitivas no creo yo que fuesen más violentas, eran menos sutiles a la hora de abusar de los demás . La ventaja de nuestro sistema actual es que existen leyes que castigan a los agresores y la sociedad es más consciente y rechaza frontalmente la violencia contra la mujer, pero el germen ahi está y mientras aceptemos convivir con otros tipos de violencia, no habremos avanzado nada.





las otras crisis

18 11 2012

Cada día cuando leemos los periódicos nos encontramos con las mismas tristes noticias, repetidas una y otra vez, sobre idénticos temas que hablan siempre de los mismos países. Para los ciudadanos de esta zona del mundo en la que vivimos nosotros solo existe la prima de riesgo, el déficit, los recortes sociales, los desahucios , las cifras del paro, la señora Merkel y, de vez en cuando, Obama.
Nosotros, que conocemos de cerca lo mal que lo están pasando muchos de nuestros compatriotas, no contemplamos otro escenario imaginable que el de regresar a una situación mejor, porque nos parece que no sería soportable ir a peor. Sin embargo, más allá de nuestras fronteras ocurren cosas peores y sobreviven muchos ciudadanos en condiciones lamentables y no obstante olvidadas.
En Europa llevamos mirándonos el ombligo casi toda la vida, y solo volvemos los ojos para lo que hace tiempo llamábamos el tercer mundo y ahora es el cuarto, a la hora del telediario cuando después de informarnos sobre lo que creemos importante, las televisiones rellenan el tiempo que les queda con temas menores que ocurren en países lejanos.
Además de la nuestra hay otras muchas crisis y no consuela saber que otros están peores que nosotros, porque esos que lo están pasando peor también son de los nuestros. Los que mueren por los ataques de Israel a Gaza y de Gaza a Israel.
El mundo esta dividido en pro árabes y pro judíos y cada vez que alguien aborda este espinoso tema saltan las alarmas de la intolerancia y la radicalidad como si no existiesen argumentos que sirviesen para dar la razón a unos o a otros según los casos. Israel es la potencia militar fuerte y Palestina es la zona deprimida. Los cohetes que Hamás lanza contra Israel son menos potentes que sus misiles pero también causan muertos. Paradójicamete los Israelitas se han convertido en Goliat y los palestinos se asemejan a David, pero la violencia surge en las dos partes.Unos atacan y otros dicen que se defieden, y mientras tanto mueren niños y civiles. Es una historia inacabada de guerra, pobreza, hambre, falta de libertad y generaciones perdidas.
Esa sí que es una crisis total, para la que después de tantos años dudo que exista esperanza.





justicia cubana

16 10 2012

Angel Carromero cuando consiga regresar de La Habana no regresará jamás como tampoco se le borrará nunca de su mete cómo son las cárceles allí. Le han condenado por ser el causante por imprudencia de la muerte de un ciudadano cubano en accidente de tráfico y de pasó han enviado un recadito a quienes quieren ir a  la isla a entrevistarse  y echarle una mano a los opositores al gobierno de los hermanos Castro.

Osvaldo Payá hasta después de muerto sigue siendo una víctima del régimen cubano, porque ni él, que al no estar vivo no puede hacer nada, ni su familia, han podido evitar que quienes le persiguieron, encarcelaron y torturaron en vida dejen de utilizar su imagen en su propio beneficio.

Estos días hay quienes sostienen que lo que ha ocurrido en el proceso contra Angel Carromero ha sido simplemente un acto judicial por un accidente de tráfico, como si en Cuba las cosas fuesen así de simples o como si en la dictadura caribeña la justicia fuese independiente y no estuviese al servicio y a las órdenes del régimen.

Insisto en que la verdadera víctima ha sido Oswaldo Payá líder de la oposición política al gobierno cubano, premio Andrei Sajarov y candidato al Premio Nobel de la Paz en cinco ocasiones, porque era un hombre que en un eventual proceso de apertura podría haber representado con posibilidades de tener un gran apoyo popular frente a los candidatos comunistas. Un accidente de tráfico ha truncado su vida y de paso le ha resuelto un problema a los gobernantes de la isla.

La familia del opositor cubano ha declarado que la condena de cuatro años a Angel Carromero “era lo esperado: después de un juicio injusto, una sentencia injusta”, porque ellos,  que sí conocen bien cómo se las gastan los “Castro”,  saben que una falta de tráfico o un delito de imprudencia en la conducción, puede derivar en un juicio político si es responsable es un dirigente de un partido de derechas que ha ido a Cuba a ayudar a la oposición.

Yo no niego que Carromero haya podido conducir de forma imprudente y que sea merecedor de la sanción que le corresponda, pero si el responsable de este accidente hubiese sido un ciudadano ignoto y sin ninguna vinculación política con la derecha española, el asunto se habría resuelto con consecuencias penales menos graves.

En Cuba no dan puntada sin hilo y de eso saben algunos españoles  conocidos que han viajado a la isla y han sido grabados manteniendo relaciones sexuales con cubanos/as, y posteriormente advertidos de que deben portarse bien si no quieren que se vean esas grabaciones.

La justicia deja mucho que desear en todas partes pero en algunos sitios más que en otros.