el dinero de los diputados

4 11 2012

La Federación Española de Bancos de Alimentos ha rechazado la oferta de los diputados socialistas de entregarles la cantidad correspondiente a un día de su salario, porque aunque valoran la buena voluntad que hay detrás de esa acción, no quieren que se les vincule a ninguna organizacion politica. Yo creo que tanto los que ofrecen ayudar están en su derecho a hacerlo y los que rechazan esa ayuda también. Cada uno tiene sus razones. Los socialistas vinculan esa ayuda al dinero que perderían si hiciesen la huelga general prevista para el 15 de noviembre, y los de FESBAL, con su educado rechazo, les están diciendo que no les utilicen a ellos en un dia de clara connotacion politica.
El año tiene 365 días y si los diputados de cualquier grupo parlamentario, de forma individual o colectiva, quieren darle dinero a las Organizaciones que ayudan a los más necesitados, pueden hacerlo en cualquiera otra oportunidad, pero mucho me temo que no lo harán si no obtienen un rédito de imagen a cambio.
Hace unos dias, algunos de los grandes pensadores en frases cortas de este pais inundaron la red con una denuncia en forma de interrogación “¿ Qué interés torticero se esconde detrás de la decisión de Amancio Ortega de donar veinte millones de euros a Cáritas?”.
¿Se harán esta misma pregunta ahora o en este caso no procede porque los generosos de unos cuantos euros son gente más simpatica?
Para estos sesudos e inquietos defensores de la pureza de las acciones de quienes tienen dinero y se atreven a aparecer como solidarios en vez de como les corresponde: es decir como unos cerdos egoístas, resultaba incomprensible una acción generosa en la que no se busque nada a cambio.Si reflexionaran mínimamente llegarían a la conclusión de que hay quienes siendo generosos no buscan ninguna compensación porque lo tienen casi todo y en cambio los que objetivamente sí tienen algo que ganar podrían ser unos aprovechados del momento.
Lo mejor es no criticar ni a unos ni a otros y que la gente aporte lo que quiera y pueda porque hay muchos que los necesitan.

Anuncios




lecha al rico

26 10 2012

En este país hay algunas que jamás estarán contentas y viéndoles la cara de mala leche que se gastan no es de extrañar. Resulta que ante la noticia de que Amancio Ortega, el Presidente de Inditex una de las empresas más expandidas por el mundo y que generan más beneficios al tiempo que crean puestos de trabajo,  le ha dado a través de su Fundación veinte millones de euros a Cáritas ha merecido la crítica de Lucia Etxebarría, una escritora, que lo fue.

Por lo visto Ortega merece ser reprobado porque  con esta donación lo que va buscando es pagar menos impuestos a Hacienda y eso está muy mal. Yo dudo que si esos dos millones se los hubiera dado directamente al fisco hubieran ido a parar a Cáritas, y algo habría pillado más de un golfo, pero el tema no es ése porque intuyo que sus empresas pagan sus impuestos.

De lo que se trata es de demonizar a los empresarios que ganan dinero y crean empleo porque lo que mola es ir de sindicalista aguerrido o de izquierdoso de salón.

Sé que no  está bien visto que la gente rica presuma  de lo bien que la va,  o al menos eso es lo que siempre le escuché a una buena amiga mía que decía : “hablar de edad y de dinero es cosa de arrieros”, pero hoy no me importa ponerme ordinario porque creo que merece la pena subrayar como excepcional el hecho de que uno de los hombres más ricos del mundo,  y por lo tanto el español que más pasta tiene haya dado dinero a una organización que atiende a los más pobres de España.

Es cierto que hay quienes son generosos y no hacen exhibición de su solidaridad, pero a mí me parece muy bien que quienes más tienen hagan un ejercicio de ejemplaridad en estos momentos en los que sigue habiendo un altísimo fraude fiscal, un gasto exagerado en algunas administraciones públicas y un vergonzoso comportamiento de algunos políticos  periféricos.

Me encantaría oir que en los próximos días los banqueros que más ganan hacen algo parecido al dueño de Inditex