el honor del honorable

13 01 2013

1357993065_0Es cierto que no están acostumbrados a que en su tierra nadie les tosa, y se sienten muy ofendidos cuando, fuera de ella , alguien se atreve a señalarles con el dedo.
Yo he llegado a pensar que algunos políticos catalanes pelean por la independencia porque lo que realmente quieren es ser independientes de la justicia, de la prensa y de las investigaciones policiales “españolas”, sabedores de que en su nuevo Estado lo seguirán teniendo todo controlado, como ocurre ahora, y nadie se atreverá a cuestionar sus chanchullos económicos.
Ahora resulta que el viejo Jordi Pujol i Soley , se pregunta en voz alta “¿qué coño es eso de la Unidad de delitos Monetarios y Financieros?” y añade que la policía española es como la antigua KGB soviética, y todo por que el joven Jordi Pujol Ferrusola está siendo investigado por sacar a espuertas billetes de 500 € hacia paraísos fiscales.
Un hombre culto como el ex Presidente de la Generalitat sabe que falta a la verdad cuando compara al KGB con la policía judicial, pero no le importa porque él ya se envolvió en la señera y organizó una manifestación cuando estuvo implicado en el caso Banca Catalana en 1982, porque los jueces estaban “ atacando a Cataluña”. Está acostumbrado a defender su mancillado honor huyendo hacia adelante.
Tener el título de molt honorable, no significa que se sea, y algo parecido le ocurre al actual inquilino del Palau de la Generalitat o a su socio Durán Lleida, que no se inmutan cuando se les presentan pruebas de sus implicaciones en otros asuntos económicos.
En otros sitios los imputados niegan que sean ciertas las acusaciones, dicen que son sus enemigos políticos los que fabrican pruebas falsas, o afirman que podrán demostrar su inocencia, aunque ninguno de ellos dice que están atacando a su tierra, pero cuando se es nacionalista, la cosa cambia.
Están acostumbrados a que esta estrategia les dé resultado, porque cada vez que los gobiernos de España los han necesitado, han llegado con ellos a pactos secretos indecentes que pasaban por garantizarles que sus temas judiciales se pudrirían en un cajón de un juzgado de instrucción.





el equipo del “régimen”

7 12 2012

Mosaico Que Lucirá El Camp Nou Para El 'Clásico'La vida da tantas vueltas que ya no es nada parecido a lo que fue.
Durante cuatro decenios el Real Madrid fue el equipo del régimen y el franquismo presumía de los éxitos del equipo blanco como si fuesen propios. Tan es así que el dictador utilizaba el estadio Santiago Bernabeu para sus demostraciones sindicales, lo cual era una verdadera contradicción, porque por entonces solo existía el sindicato vertical, pero en la catedral de los triunfos madridistas le rendían pleitesía y mostraban su agradecimiento unos sindicatos a los que con el tiempo se han parecido otros más recientes.
Han pasado los años y estigma de ser el equipo del régimen – en este caso el régimen nacionalista catalán – se lo ha ganado a pulso el Barça, al que no se le puede discutir ninguno de sus numerosos y brillantes méritos deportivos, pero al que tampoco se le puede negar que está al servicio de las consignas políticas de la Generalitat.
Tienen derecho a hacerlo y… allá ellos, pero a mi personalmente me entristece que el Presidente de esta entidad, su entrenador y sobre todo algunos de sus jugadores hagan de marionetas en manos de un personaje, Artur Mas, que está contaminando y poniendo al servicio de sus intereses políticos a una sociedad civil que siempre fue muy plural. Y he dicho alguno de sus jugadores porque otros se dedican a hacer bien su trabajo y a opinar con libertad de todo lo que les da la gana, pero no se suman miméticamente a las campañas que promueve el gobierno de CiU.
Sandro Rosell ha acertado cuando ha dicho que el Barcelona es un club universal porque tiene apoyos en todo el mundo y representa muchas sensibilidades, pero se equivoca cuando permite que los políticos utilicen al Barça. Entre los socios y simpatizantes azulgranas hay de todo, y politizar a un club de masas puede resultar útil a unos pero es una torpeza que provocará el distanciamiento de otros.
Mezclar churras con merinas nunca dio buen resultado.





34 años después

6 12 2012

Hoy hace 34 años que aprobamos nuestra Carta Magna en referéndum, y a pesar de que tenemos una de las constituciones más jóvenes de la Europa democrática, según los últimos datos conocidos de la encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas, siete de cada diez españoles están insatisfechos con nuestra democracia.
Este dato es alarmante y muy de preocupar porque hay quienes están confundiendo la crisis económica con nuestro sistema político, y las consecuencias de eso históricamente han sido las dictaduras o el auge de los partidos fascistas.
La constitución nos garantiza un sistema de libertades y así es reconocido en la encuesta del CIS por un 41,7 por ciento, pero un 44,6 afirma que la ley de leyes se respeta poco o nada en nuestro país.
Los datos estadísticos reflejan tendencias y es una realidad incuestionable que la sensación generalizada de los ciudadanos españoles es que tenemos un marco legal que no sirve para los objetivos que marcaron los constituyentes hace más de tres décadas.
Evidentemente la crisis más grave que padecemos como país no es la económica porque ésta la superaremos más pronto que tarde. La verdadera crisis que tenemos es la institucional y ésa no es tan sencilla de arreglar salvo que hagamos una revolución democrática.
La democracia debe ser fuerte y la nuestra es débil porque quienes han jurado cumplir y hacer cumplir las leyes, se las pasan cada día por el arco del triunfo y no les pasa nada. Nuestra obligación es fortalecer la democracia y no permitir que salga gratis que políticos como Artur Mas sean practiquen la insumisión legal, o que gobernantes como Rajoy incumpla su programa electoral , por no hablar del partido socialista que ahora está en la oposición pero que cuando gobernaba hace escasamente un año hacía lo mismo.
Los ciudadanos se sienten indefensos ante quienes les representan y eso no es lo que preveía nuestra constitución, que sigue siendo válida. Lo único que hace falta es que la cumplamos.





franquismo sociológico

22 11 2012

Dicen, los que al parecer entienden de estas cosas, que publicar informaciones que supuestamente implican a Artur Mas y a Jordi Pujol en prácticas corruptas puede reforzar la mayoría electoral  de Convergencia i Unió en las elecciones del próximo domingo, y yo digo que si es así ¡”bendita sea la Moreneta!”

Si los periodistas renunciásemos  a contar noticias porque pueden tener un efecto no deseado por alguien, estaríamos cometiendo un grave error además de incumplir con la elemental obligación de informar sin autocensura.

Hablar de este asunto, como todos los temas de corrupción que afectan o han afectado al PP, al PSOE y a cualquier otra formación política,  es una cuestión de higiene democrática y más aun cuando desde los medios catalanes se cuidan muy mucho de no molestar al partido que les financia en época de crisis.

Lo del oasis catalán no es una metáfora. Allí nunca ocurre nada que pueda molestar al poder político, porque como decía un amigo mío, “cuando te pregunta que qué pasa, tú respondes que no pasa nada, y… si pasa, se le saluda”.

Sobrevivir a contracorriente es muy duro y es comprensible que la gente se acoja a la respiración asistida para no asfixiarse, salvo que saque la cabeza y respire aire no subvencionado.

Javier Nart, que apoya a Ciudadanos, ha dicho que en Cataluña existe un franquismo sociológico, porque en la época del dictador cuando había manifestaciones antifranquistas el régimen decía que eran protestas anti españolas, como ocurre ahora con las críticas al Presidente de la Generalitat. No es normal que el partido político que lidera la Generalidad y que va a ganar las elecciones tenga su sede social embargada por el caso Palau. Es una cosa inaudita y aquí no pasa absolutamente nada”.

Mientras tanto La Vanguardia apoya a veces el silencio y a veces el jaleo. La pela es la pela y ser “grande de España” no significa nada porque que te den un título no supone  que seas merecedor de él





memorias de políticos

19 11 2012

Jose Maria Aznar ha publicado la primera parte de sus memorias como Presidente de gobierno, que saldrán a la venta dentro de unos, días y de la misma forma que lo hizo hace poco José Bono, va a hacer negocio con Jose Manuel Lara que de lo que realmente sabe es del mundo editorial y por eso contrata a políticos capaces de fabular historias.
Estos políticos, más que contar sus memorias , relatan un puñado de anécdotas intrascendentes que pueden entretener a algunos lectores pero que no aportan nada realmente interesante a la historia de nuestro pais, porque para eso hacer falta tener mucha valentía y una cierta capacidad de autocrítica, y ellos lo que buscan es de hacer negocio con el señor Lara, hacerse un buen autorretrato y quedar bien ante los demás.
Lo peor que les puede ocurrir a los políticos es que los demás escriban sobre ellos, porque alguien puede haber sido testigo de lo que realmente ocurrió y contar una versión que no sea coincidente con la que sostiene el autor. No hay nada más demoledor y peligroso que la memoria ni nada más incómodo que los que estuvieron alli presentes.
Las verdaderas memorias son las que se escriben cuando al autor le da todo lo mismo lo que los demás digan de él, pero para eso aun es pronto. No han pasado tantos años como para que la gente haya olvidado algunas de las cosas que politica o personalmete no hicieron bien.Están muy cerca las noticias de los periodicos que lo recuerdan.
Por eso la historia la tienen que escribir autores independientes porque aunque se equivoquen nunca lo harán en beneficio propio.
¿Se imaginan ustedes a Artur Mas escribiendo sus memorias dentro de un par de años? Seguro que por entonces aun no habrá encordado donde tiene sus cuentas bancarias.ñ





entre lo sublime y lo ridículo

5 11 2012

El otro día le escuché  a un amigo que hubo una época en su país en la que “ser argentino era un oficio complicado” y salvando las distancias creo que en estos momentos para bastantes personas ser catalán no es un asunto fácil.

Me consta que  resulta difícil disentir de la doctrina oficial del nacionalismo catalán porque para algunos eso significaría la muerte civil. Los periódicos se quedarían sin las renovadas y millonarias subvenciones que les ha dado la Generalitat en tiempos de crisis, cuando dice que no tiene dinero para la sanidad de sus ciudadanos, y los empresarios o personas bien consideradas perderían el favor del poder y serían señalados simbólicamente con la estrella de David amarilla, en sus chaquetas.

Significarse en contra de la deriva soberanista en Cataluña hoy resulta casi heroico porque cuando el jefe del gobierno se chuta cada mañana una dosis  de independentismo, mezclada con otra de sentimiento mesiánico y unas gotas de desobediencia civil, hay que tener mucho arrojo para salir a la plaza pública y decir que el molt honorable está pasado de rosca y que quiere llevar a los catalanes a un precipicio político y económico.  Tal vez por esa razón hay muy pocas firmas de intelectuales catalanes en el manifiesto que algunos han firmado contra la ola independentista en Cataluña.

Sin embargo  los gestos de los independentistas son propios de gente que está “más pallá que pacá”.  Lo sublime con frecuencia roza el ridículo, y en Cataluña llevan ya un tiempito instalados en el esperpento, por eso realmente no sé por qué hay tanta gente en el resto de España que se está tomando en serio y con tintes dramáticos lo de la independencia  cuando los nacionalistas de allí y su cohorte  mediática  no hay día que no hagan el ridículo. Si el hijo de Messi nace a las 17,14 se arma un gran revuelo y se subraya que coincide con el momento escogido por el Nou Camp para gritar por la independencia de Cataluña. Si Mas se va a Moscú acompañado de más de 30 personas y lo único que consigue es hacerse una foto en la Plaza Roja porque allí no le ha recibido ni un mísero Director General del gobierno de Putin, los periódicos hablan de gran éxito, y si  el Presidente de la Generalitat quiere exhibir el potencial futbolístico catalán se hace una foto con los equipos de segunda A y segunda B, junto con el Barça y el  Español. ¿Hay quién dé más?





va fan culo

3 11 2012

Oriol Pujol, hijo del que en su día fue el honorable Presidente de la Generalitat, ha dicho que los socialistas catalanes y ellos tienen una relación sodomita, que para que lo entiendan los de la LOGSE significa que con frecuencia se dan por el culo, políticamente hablando.
Esto no ha gustado nada a los del PSC y uno de sus portavoces le ha respondido que “esas declaraciones no pasan la ITV”, en referencia clara a una de las golfadas que se le atribuyen al vástago de la saga que, como su santa madre La Ferrusola y algún otro miembro de la familia, han sabido sacar provecho económico de diferentes negocios, y en este caso a la trama corrupta de las adjudicaciones de establecimientos de inspección de vehículos al que Hacienda lo vincula.
En Cataluña hay temas que se conocen y no se mientan, porque en materia de corrupciones primero está salvar la imagen de quienes se envuelven en la señera, y si no que se lo pregunten a Pascual Maragall cuando le echó en cara a Artur Mas que su partido cobrara un 3% de todas las obras que autorizaba la Generalitat, y luego rectificó.
La historia de los dirigentes de Convergencia i Unió está salpicada de escándalos económicos que con frecuencia solo tienen eco en la prensa de fuera de Cataluña, porque en aquellos pagos no se perdona que haya quienes dejen de adorar al borrego de turno. Por eso no me extraña que Oriol Pujol califique de sodomita la relación que tienen con los socialistas, porque si además de distanciarse de ellos en la cuestión de la independencia las recuerdan sus prácticas corruptas, es que están cruzando la linea roja.
La política tiene mucho que ver con fastidiar al contrario, no solo porque a los que compiten por conseguir el poder les va la vida en ello, sino también porque los que se dedican a este oficio necesitan, como el comer, comprobar que a sus oponentes las cosas no les funcionan.
Es cierto que cuando llega el momento de defender sus privilegios de casta, coinciden todos – al margen de ideologias – en hacer una piña para salvar los muebles, pero salvo en esas ocasiones no hay discurso o declaracion pública en la que no se descalifiquen unos a otros en la convicción de que solo señalando las vergüenzas del oponente se obtiene rédito electoral, y eso a veces ayuda a que el personal se entere de lo que perpetran sus gobernantes.