el twitt del rey

25 12 2012

1356334512571El mensaje del Rey es lo que se espera de él y aunque con frecuencia es un texto preñado de tópicos y buenas intenciones, nunca es merecedor de elogios exagerados ni de críticas demoledoras. Por eso, cada año lo que más curiosidad me produce no son las palabras del Jefe del Estado por Navidad sino las reacciones de quienes creen que tienen algo que decir al respecto.
Este año me he fijado en los aguerridos twitteros, algunos de ellos de edad provecta y riñón forrado, que se han dedicado a hacer de analistas profundos de las palabras de Don Juan Carlos y que han mostrado su desencanto porque ellos lo habrían hecho y dicho todo mucho mejor. Como las redes sociales son un patio de vecindad en el que el que más grita es mejor capador, no le otorgo a esas críticas más valor que el del desahogo, a veces anónimo, del autor de la soflama en 145 caracteres.
Sin embargo los que no me han defraudado son los políticos, porque cada uno ha vuelto a interpretar a su conveniencia lo que ha dicho el inquilino del palacio de la Zarzuela. El Psoe cuando el Rey ha pedido que haya consenso, se siente reconfortado porque son ellos los únicos que quieren pactarlo todo, pero el gobierno se resiste. Para los nacionalistas cuando el rey anima a “curar las heridas y evitar las divisiones” lo que quiere decir es que los agresores que producen esas heridas son los españoles de Madrid, y cuando el monarca habla de hacer política con mayúsculas, los del PP entienden que les está poniendo a ellos como ejemplo a imitar porque son los únicos que saben trabajar por el bien de España.
Es cierto que también ha dicho que “la economía no lo es todo” y que hay que trabajar por atender las necesidades sociales de los ciudadanos y hacer políticas que estimulen el crecimiento y la creación de empleo, pero ahí casi nadie se da por aludido.
Cada vez lo tiene más difícil el Rey a la hora de dirigirse a los españoles por Navidad, y posiblemente en diciembre del año que viene nos enviará a todos un twitt diciéndonos: “ Feliz Navidad y…que Dios nos pille confesados”





34 años después

6 12 2012

Hoy hace 34 años que aprobamos nuestra Carta Magna en referéndum, y a pesar de que tenemos una de las constituciones más jóvenes de la Europa democrática, según los últimos datos conocidos de la encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas, siete de cada diez españoles están insatisfechos con nuestra democracia.
Este dato es alarmante y muy de preocupar porque hay quienes están confundiendo la crisis económica con nuestro sistema político, y las consecuencias de eso históricamente han sido las dictaduras o el auge de los partidos fascistas.
La constitución nos garantiza un sistema de libertades y así es reconocido en la encuesta del CIS por un 41,7 por ciento, pero un 44,6 afirma que la ley de leyes se respeta poco o nada en nuestro país.
Los datos estadísticos reflejan tendencias y es una realidad incuestionable que la sensación generalizada de los ciudadanos españoles es que tenemos un marco legal que no sirve para los objetivos que marcaron los constituyentes hace más de tres décadas.
Evidentemente la crisis más grave que padecemos como país no es la económica porque ésta la superaremos más pronto que tarde. La verdadera crisis que tenemos es la institucional y ésa no es tan sencilla de arreglar salvo que hagamos una revolución democrática.
La democracia debe ser fuerte y la nuestra es débil porque quienes han jurado cumplir y hacer cumplir las leyes, se las pasan cada día por el arco del triunfo y no les pasa nada. Nuestra obligación es fortalecer la democracia y no permitir que salga gratis que políticos como Artur Mas sean practiquen la insumisión legal, o que gobernantes como Rajoy incumpla su programa electoral , por no hablar del partido socialista que ahora está en la oposición pero que cuando gobernaba hace escasamente un año hacía lo mismo.
Los ciudadanos se sienten indefensos ante quienes les representan y eso no es lo que preveía nuestra constitución, que sigue siendo válida. Lo único que hace falta es que la cumplamos.





bancos buenos y malos

11 11 2012

Ahora resulta que los que eran hasta ayer unos egoístas insensibles e insolidarios se han dado cuenta de que no puede seguir así y van a portarse bien con las personas que por falta se medios no pueden pagarle las hipotecas y no van a exigir a los jueces y a la policia que los echen de sus casas.
El PSOE y el PP se han puesto de acuerdo y van a reformar la ley hipotecaria, que es una norma que daba la seguridad juridica a quienes concedían los préstamos, y en condiciones normales lo justo y exigible es que la gente pague sus deudas. No es extraño que los bancos cobren sus préstamos y ejecuten los avales y garantías que los ciudadanos presentamos ante notario cada vez que los solicitamos.
La banca no tiene alma pero tampoco es la representación de Lucifer en la tierra. El sistema financiero tiene su función y unos objetivos tan lícitos como las petrolíferas, los grandes almacenes, las compañías aéreas, los grandes despachos de abogados o los empresarios hoteleros. Vivimos en un sistema capitalista, que a muchos nos les gusta pero que ha demostrado que no es más injusto que los sistemas socialistas totalitarios que han estando vigentes y han fracasado durante el siglo XX. Digo esto porque echarle la culpa a los bancos de las situaciones dramáticas que sufren muchos ciudadanos es un deporte inútil además de equivocado.
A los banqueros hay que meterles en vereda, juzgarles y condenarles, llegado el caso, por las irregilaridades que cometen, por las estafas que a veces perpetran, por los engaños con los que llevan a algunas personas a comprar las famosas preferentes y por las cláusulas abusivas que intriducen en sus contratos, pero porque cobren lo que está pactado no se les puede satanizar.
Otra cosa muy distinta es que aquellas entidades financieras que han recibido ayuda pública( es decir de nuestros impuestos) para ser reflotadas, se dediquen a echar a la calle a ciudadanos insolventes a causa de la crisis. No es de recibo que quienes no han sabido gestionar bien los recursos financieros que tenían bajo su responsabilidad estén ejecutando hipotecas fallidas en estos momentos dramáticos contra jubilados, familias con niños pequeños o con discapacitados.
Yo aplaudo el acuerdo al que están decididos a llegar el gobierno y el PSOE porque en esto ambos partidos están demostrando responsabilidad social y una sensibilidad que para otros asuntos no han demostrado.





Igualdad ante la ley

1 11 2012

Una España de privilegios tiene que dar paso a otra de igualdad de oportunidades pero también de exigencias y responsabilidades ante la ley.
La reforma del código penal que ha anunciado el ministro de justicia, Alberto Ruiz Gallardón, que hará a las organizaciones politicas y sindicales responsables subsidiarias de los delitos que comentan los miembros de sus organizaciones si han sido consentidos o promovidos por sus dirigentes, debería haberse hecho hace muchos años porque era una vergüenza que estuvieran exentos de sanción.
Casi todos los casos a los que afectará a partir de ahora esta reforma tedrán que ver con asuntos económicos, aunque algunos de ellos pueden estar relacionados con temas penales, porque algunos de los escándalos que todos recordamos y que parece que quieren sustanciarse con condenas o sanciones individuales tienen detrás de sí a toda una organizacion politica o sindical.
¿Quién estaba detrás del caso FILESA? ¿El Partido socialista o algunos militantes individuales que por su cuenta bicieron trampa y organizaron una trama ilegal para financiar al partido? ¿ Quién está detrás de la rama Gürtell? ¿Un golfo llamado Correa y algún diputado autonómico o algún alto responsable político del Partido Popular? ¿Quién está detrás de los ERES de Andalucía? ¿El ex director general de trabajo de la Junta que con su chófer se gastaba parte del dinero en putas y cocaína o los máximos dirigentes del gobierno de Griñán?
¿Quién está detrás del caso Palau, el golfo señor Millet o los líderes de Convergencia de Catatuña? ¿Y detrás de las golferías de los sindicatos, de sus acciones violentas los días de huelga, o de los robos menores y amenazas a los empleados de los supermercados que asaltan Sánchez Gordillo y sus secuaces?
Aquí cualquier ciudadano o empresa privada responde subsidiariamente de los desvaríos de quienes dependen de ellos y ya era hora de que las organizaciones subvencionadas con nuestros impuestos no se laven las manos y miren para otro sitio cada vez que, en su propio beneficio y con su consentimiento alguien de su organización comete un delito.
UGT ya ha protestado. por algo será