el solucionador de problemas

18 12 2012

rajoyEn tiempos como los que vivimos no estamos en España para ningún tipo de efemérides ni tampoco para sacar pecho por casi nada, aunque entiendo que el gobierno haya aprovechado que ya ha cumplido un año para intentar explicar o justificar lo que muchos españoles no están dispuestos a entender o a aceptar.
Yo creo que a este gobierno le ha pasado lo que estaba previsto. Los eligieron por mayoría absoluta por dos razones: los ciudadanos querían que se fuesen los socialistas por lo mal que lo habían hecho al tiempo que le otorgaban su confianza a un partido que decía que iba a solucionar los graves problemas en los que nos había metido el anterior presidente del ejecutivo.
El discurso de Rajoy y los suyos cuando estaban en la oposición sonaba muy bien porque hablaba de poner orden en las cuentas, evitar el despilfarro, bajar los impuestos y crear empleo y, aunque decían que iba a resultar complicado, mantenía su promesa de convertirse en el “solucionador de problemas” que necesitábamos los españoles, y a eso se agarraron los votantes.
Lo que los políticos nunca deben olvidar es que los electores, cuando existen graves problemas, son impacientes y buscan a alguien que los resuelva con urgencia, por eso por más que se empeñe el presidente del gobierno en hablar la ”herencia recibida”, las presiones de Europa, y la necesidad de hacer lo que sea para que los intereses de la deuda no nos ahoguen, al personal no le valen explicaciones, porque lo que exige con soluciones.
Todo esto no le ha pillado por sorpresa al gobierno que sabía dónde se metía y conocía las dificultades que se iba a encontrar, pero Rajoy prefirió suavizar su mensaje durante la campaña electoral porque el tacticista de Arriola le convenció de que las malas noticias era mejor que las contara cuando ya hubiese ganado las elecciones.
Con la calle movilizada (que es lo que toca cuando gobierna la derecha) y la sociedad huérfana de alternativa, como indican todas las encuestas, el presidente de gobierno hace lo que puede aunque no lo que prometió, convencido de que tiene fuelle y apoyos parlamentarios suficientes para que , antes de que concluya la legislatura, pueda decir: “os lo dije, esto tenía arreglo”.

Anuncios




un premio inoportuno

10 12 2012

herman-van-rompuyEl premio Nobel de la Paz que se ha concedido a la Unión Europea y que hoy recibirán en Oslo Durao Barroso, Van Rompuy y Martin Schulz, llega tarde y en mi opinión en un momento inoportuno.
No estamos viviendo las horas de mayor prestigio de la historia europea que pasa por un periodo critico, porque ni está tan unida ni sus dirigentes están actuando con el liderazgo que los momentos de crisis exigen. Hemos pasado de ser una referencia de dignidad a un espacio de insensibilidad.
Europa es hoy la palabra que utilizan nuestros politicos para justificar como inevitables los recortes que se están imponiendo en todos los paises de la zona euro. Es la coartada para dejar desatendidas necesidades básicas del estado del bienestar y muchas veces dejara los ciudadanos en el paro o en la indigencia. Europa es hoy un club que impone condiciones, que se preocupa por los mercados y los bancos y que es capaz de supeditar la dignidad de sus ciudadanos al control del déficit. Una unión de países que ha hecho dejación de su responsabilidad y que carga las consecuencias de sus errores sobre la población a la que mal gobierna, no meceré un premio.
El premio Nobel de la Paz se hay que dárselo a quien trabaja por la paz y no hay mayor contribución a este objetivo que conseguir que los ciudadanos europeos vivan sin la angustia de sentirse desamparados en sus necesidades más básicas porque lo contrario es provocar situaciones de agresividad y de conflicto.
Europa con sus aciertos y desaciertos hace mucho tiempo que se mereció ser distinguida por sus esfuerzos por la paz (si nos olvidamos de la inacción ante la guerra de los balcanes) por su trabajo solidario, por sus proyectos en favor del desarrollo, y por la legislación en materia de igualdad, pero hoy no se lo merece.
Europa no està para fiestas ni para premios