rubalcaba y el altísimo

16 12 2012

efe_20101203_150338_pa1541_1 Los políticos son los únicos que jamás usan el nombre de Dios en vano, porque aunque afirmen que no crean en el altísimo, por si las moscas existe, se fían demasiado de Él. En el fondo la idea de la divinidad está en el inconsciente colectivo de los que se dedican a mandar. Hace unas horas Iñigo Urkullu juró su cargo de lendakahi “humilde ante Dios” y otros, con menos humildad, no hay día que no le encomienden su destino pensando en que puede echarles una mano.
Yo personalmente tengo una teoría menos teocrática y cuando me refiero a la posibilidad de que algo suceda empleo la frase: “si está de Dios”, que es una expresión llena de casticismo y que expresa algo así como que la casualidad no existe. Lo que realmente existe es la voluntad de la gente de hacer las cosas, que para eso somos libres.
Pero volviendo a los que mandan mucho y se creen que son colegas del que más manda, esa referencia de dejar el futuro en sus manos recuerdo habérsela oído incluso a Santiago Carrillo, por eso no me extraña que Alfredo Pérez Rubalcaba, ante la pregunta de si se presentará a las primarias de su partido, respondiera “Dios dirá”, salvo que se refiriese a Felipe González al que en sus tiempos los suyos le llamaban dios.
Por eso me sabe mal en este momento tener que referirme a un personaje que desde que salió de Parla se cree divino y no le llega al nivel suficiente a aquellos a los que quiere indicarles el camino de la salvación. Me refiero a Tomás Gómez cuya fuerza está en las ganas personales que le tiene a Rubalcaba al que no le perdona que maniobrara a favor de Trinidad Jiménez y en contra de él cuando las primarias de Madrid.
Yo creo que estos pulsos siempre los gana Rubalcaba porque él cree en Dios, y Tomás Gómez sólo en sí mismo.

Anuncios




políticos irresponsables

19 10 2012

En política no todo vale, aunque es bien sabido que para algunos el fin justifica los medios. En mi opinión es una demasía irresponsable que haya políticos que al referirse al Partido Popular empleen un lenguaje  guerracivilista y les quieran estigmatizar, como si la derecha democrática de hoy representase a la que convivió con el franquismo y sus métodos, porque además de ser mentira es profundamente injusto.

No hacen ningún servicio a la democracia quienes, como Tomás Gómez o José Antonio Beiras dicen la barbaridad de que los populares de Madrid, como sus abuelos les robaron a muchos españoles la infancia y ahora les quieren robar las pensiones” o que Alfredo Nuñez Feijó está matando más gente que ningún grupo terrorista del estado español.”

No hay manera de que algunos políticos entiendan que  el peor servicio que le pueden hacer a la sociedad es intentar reabrir las heridas que hace muchos años cicatrizaron gracias a la generosidad de unos y otros, pero los que además quieren inocular el virus del odio entre españoles dando entender que los demócratas de hoy son los herederos de los antidemócratas de ayer, se equivocan profundamente porque entre las filas de la izquierda hay hijos y nietos de antiguos franquistas y si no que se lo pregunten a una de las más cercanas colaboradoras de Tomás Gómez, cuyo padre fue procesado por el intento de golpe de estado del 23 F.

Nos merecemos una mejor clase política  en la que sus representantes no solo no sean corruptos, sino que tampoco utilicen la palabra para fomentar la idea de las dos Españas. El Psoe, que tiene muy serios y responsables dirigentes, no se merece a un Tomás Gómez echado al monte, aunque el BNGA es muy probable que sí se merezca a un Beiras que nunca bajó a la meseta.