villanos y caballeros

8 01 2013

imagenSi el golf es un deporte de caballeros jugado por villanos, y el rugby, por el contrario, es un deporte de villanos jugado por caballeros, yo creo que el fútbol es un deporte de villanos jugado por villanos en el que a veces hay algunos caballeros.
Intuyo que esta frase no le va a hacer gracia a casi ninguno de los que juegan a estos deportes – yo soy de los villanos que juega al golf – pero todo tiene una explicación y, como José Isbert en “Bienvenido mister Marshall”, yo se las voy a dar.
En el golf hay que estar muy atento a cómo se puntúan algunos jugadores porque existe una cierta tendencia a contarse menos golpes de los que se han dado, y ese esa es una conducta villana, En el rugby nunca se discute una decisión arbitral y finalizado el partido, durante el coloquialmente llamado “tercer tiempo”, los jugadores de ambos equipos comparten un rato en torno a unas cervezas a las que invita el equipo local, y ese es un comportamiento caballeroso, y en el fútbol algunos creen que “vale todo”, se intenta engañar al árbitro, se cometen faltas dolosas y cuando termina el encuentro algunos continúan insultando al contrario.
Todo este largo preámbulo me sirve para entrar en materia y afirmar que, como en éste deporte sí hay algunos caballeros, me apetece señalarlos para distinguirlos de quienes no lo son.
Por ejemplo Vicente del Bosque, Tito Vilanova y algunos entrenadores más que no recuerdo, son un ejemplo a imitar. No así el señor Mourinho que, cada día que pasa acredita con más fuerza que ignora lo que es la clase, el respeto a las instituciones deportivas y lo saludable que resulta tener un mínimo sentido autocrítico. Su ausencia en la gala de la FIFA en la que se entregaron los balones de oro a los mejores, fue una muestra más de que es “un mal empleado” de un gran club.
Los jugadores de la selección española son otro ejemplo de bien hacer y saber estar, son unos caballeros, dentro y fuera del campo de juego. Menos mal que algunos salvan a los otros, aunque me malicio que en este deporte hay muchos más de los que, aunque se pongan una pajarita y se vistan de Armani, jamás dejarán de ser lo que son.

Anuncios




¿una tontería?

3 01 2013

1357131004_0Van der Vaart, que para quienes no sepan de quién hablo les diré es un futbolista holandés que pasó fugazmente su el real Madrid, utiliza con más precisión las manos que el lenguaje, porque después de haber agredido a su mujer la pasada Noche Vieja, que cayó al suelo ante la mirada atónita de otros 10 invitados, ha dicho por toda disculpa que “ aquello fue una estupidez que no tenía que haber pasado”. Lo más importante de esta noticia es que su mujer, la modelo alemana, Silvie, ha decidido separarse de él. No ha tolerado ni un minuto que un marido le pegue y no le ha dado, que se sepa, una segunda oportunidad, porque los violentos son reincidentes: jamás se curan.
En España más de una mujer a la semana muere como consecuencia de las agresiones sufridas a manos de su pareja.
Además, si alguien que golpea a una mujer hasta tirarla al suelo piensa que eso es una tontería, está proclamando a los cuatro vientos que lo volvería a hacer porque “las tonterías” generalmente son intrascendentes.
Como imaginarán quienes me leen, no estoy haciendo una crónica social sobre dos personajes conocidos, sino que destaco este lamentable suceso para incidir una vez más en la lacra de la violencia contra la mujer que no tiene relación directa con la condición económica, social o educacional de las personas sino con la naturaleza mezquina e irrespetuosa de algunos sujetos.
Por más campañas de concienciación que se hagan por la televisión dirigidas a los posibles agresores diciéndoles “si le pegas a ella me estás pegando a mi” no se consigue nada porque los violentos son insensibles a esos mensajes. La conciencia de que no es permisible esa conducta debe tenerla la propia sociedad que debe rechazar a quienes así actúan, y las víctimas que deben saber que no hay segundas oportunidades ni para ellas ni para quienes les pegan.





el equipo del “régimen”

7 12 2012

Mosaico Que Lucirá El Camp Nou Para El 'Clásico'La vida da tantas vueltas que ya no es nada parecido a lo que fue.
Durante cuatro decenios el Real Madrid fue el equipo del régimen y el franquismo presumía de los éxitos del equipo blanco como si fuesen propios. Tan es así que el dictador utilizaba el estadio Santiago Bernabeu para sus demostraciones sindicales, lo cual era una verdadera contradicción, porque por entonces solo existía el sindicato vertical, pero en la catedral de los triunfos madridistas le rendían pleitesía y mostraban su agradecimiento unos sindicatos a los que con el tiempo se han parecido otros más recientes.
Han pasado los años y estigma de ser el equipo del régimen – en este caso el régimen nacionalista catalán – se lo ha ganado a pulso el Barça, al que no se le puede discutir ninguno de sus numerosos y brillantes méritos deportivos, pero al que tampoco se le puede negar que está al servicio de las consignas políticas de la Generalitat.
Tienen derecho a hacerlo y… allá ellos, pero a mi personalmente me entristece que el Presidente de esta entidad, su entrenador y sobre todo algunos de sus jugadores hagan de marionetas en manos de un personaje, Artur Mas, que está contaminando y poniendo al servicio de sus intereses políticos a una sociedad civil que siempre fue muy plural. Y he dicho alguno de sus jugadores porque otros se dedican a hacer bien su trabajo y a opinar con libertad de todo lo que les da la gana, pero no se suman miméticamente a las campañas que promueve el gobierno de CiU.
Sandro Rosell ha acertado cuando ha dicho que el Barcelona es un club universal porque tiene apoyos en todo el mundo y representa muchas sensibilidades, pero se equivoca cuando permite que los políticos utilicen al Barça. Entre los socios y simpatizantes azulgranas hay de todo, y politizar a un club de masas puede resultar útil a unos pero es una torpeza que provocará el distanciamiento de otros.
Mezclar churras con merinas nunca dio buen resultado.