justicia cubana

16 10 2012

Angel Carromero cuando consiga regresar de La Habana no regresará jamás como tampoco se le borrará nunca de su mete cómo son las cárceles allí. Le han condenado por ser el causante por imprudencia de la muerte de un ciudadano cubano en accidente de tráfico y de pasó han enviado un recadito a quienes quieren ir a  la isla a entrevistarse  y echarle una mano a los opositores al gobierno de los hermanos Castro.

Osvaldo Payá hasta después de muerto sigue siendo una víctima del régimen cubano, porque ni él, que al no estar vivo no puede hacer nada, ni su familia, han podido evitar que quienes le persiguieron, encarcelaron y torturaron en vida dejen de utilizar su imagen en su propio beneficio.

Estos días hay quienes sostienen que lo que ha ocurrido en el proceso contra Angel Carromero ha sido simplemente un acto judicial por un accidente de tráfico, como si en Cuba las cosas fuesen así de simples o como si en la dictadura caribeña la justicia fuese independiente y no estuviese al servicio y a las órdenes del régimen.

Insisto en que la verdadera víctima ha sido Oswaldo Payá líder de la oposición política al gobierno cubano, premio Andrei Sajarov y candidato al Premio Nobel de la Paz en cinco ocasiones, porque era un hombre que en un eventual proceso de apertura podría haber representado con posibilidades de tener un gran apoyo popular frente a los candidatos comunistas. Un accidente de tráfico ha truncado su vida y de paso le ha resuelto un problema a los gobernantes de la isla.

La familia del opositor cubano ha declarado que la condena de cuatro años a Angel Carromero “era lo esperado: después de un juicio injusto, una sentencia injusta”, porque ellos,  que sí conocen bien cómo se las gastan los “Castro”,  saben que una falta de tráfico o un delito de imprudencia en la conducción, puede derivar en un juicio político si es responsable es un dirigente de un partido de derechas que ha ido a Cuba a ayudar a la oposición.

Yo no niego que Carromero haya podido conducir de forma imprudente y que sea merecedor de la sanción que le corresponda, pero si el responsable de este accidente hubiese sido un ciudadano ignoto y sin ninguna vinculación política con la derecha española, el asunto se habría resuelto con consecuencias penales menos graves.

En Cuba no dan puntada sin hilo y de eso saben algunos españoles  conocidos que han viajado a la isla y han sido grabados manteniendo relaciones sexuales con cubanos/as, y posteriormente advertidos de que deben portarse bien si no quieren que se vean esas grabaciones.

La justicia deja mucho que desear en todas partes pero en algunos sitios más que en otros.





El miedo de los dictadores a la red

13 02 2011

Aquí presume todo el mundo de haber derrocado a Hosni Mubarack, porque como ocurrió en España cuando murió el dictador, que aparecieron antifranquistas hasta de debajo de las piedras cuando en realidad contra Franco sólo lucharon los comunistas, a la victoria de Egipto se ha apuntado hasta Barack Obama, que junto con sus predecesores ha sido uno de los que más ha consentido la supervivencia del Rais, hoy en desgracia.

La información en libertad es el arma más demoledora que existe, y gracias a Internet hoy en día casi ningún sátrapa está seguro.

Eso lo saben todos y por esa razón en Irán no han informado de lo que pasaba en Egipto y en China o en Cuba, por ejemplo, se trabaja eficazmente para hacer inviable el acceso libre a Internet.

El Kalashnikov que se utiliza en las revoluciones de hoy se llama blog y las balas que disparan y hieren mortalmente a los liberticidas son las palabras.

La pregunta que mucha gente se hace en estos momentos en los que se está hablando del efecto dominó de Túnez y Egipto es “¿Por qué nadie protesta en La Habana?”  A esta cuestión se ha dado respuesta la editora del Wall Street Journal, Mary Anastasia O’Grady que ha dicho que “la diferencia más impactante entre Cuba y Egipto es el acceso a Internet.

En un informe elaborado por Freedom House en marzo de 2009 sobre Internet y la censura a los medios digitales en todo el mundo, Egipto ocupó el puesto 45 (de un total de 100 países), un poco por debajo de Turquía, pero por encima de Rusia. A Cuba le correspondió el lugar 90, con una censura mayor a la de Irán, China y Túnez. Mientras tanto, el servicio de telefonía celular en Cuba es demasiado caro para la mayoría de la población.

También argumenta que “en el arte de las dictaduras Mubarack no le llegaba ni a la suela de los zapatos a los hermanos Castro que son notablemente más represivos”.

En Cuba a base de mucha fé, empeño, riesgo y habilidad para piratear sofwares, personas como la  reconocida y premiada bloguera  Yoani Sánchez, consiguen a duras penas hacer oir su voz, pero el eco de la respuesta nunca llega, al  menos, por ahora.





el precio de la dignidad

20 07 2010

En la vida se puede ser de todo, pero nunca debe uno llegar a ser “un piernas”.
Para los no avezados en el arte de la utilización metafórica del lenguaje, “un piernas” es un calzonazos, un pusilánime, un mariconsón, un no comprometido, en definitiva, un sin sustancia.
Esto lo tienen muy claro los presos políticos cubanos que, por coherencia, no se doblegan ante la dictadura de los hermanos Castro, soportan sus cárceles y sus torturas y ahora que han salido de su país, no tragan con las marrullerías del ministro Moratinos y se niegan a ser utilizados como muestra de la generosidad del dictador cubano y de su apertura.
Los presos políticos cubanos que han llegado a nuestro país y  a los que, en las próximas horas se unirán otros ocho, se sienten engañados por el gobierno español que está siendo colaborador necesario con la dictadura castrista para lavarle la cara ante la Unión Europea a unos asesinos que más parecen muertos vivientes pero que, lamentablemente, siguen bien vivos.
Moratinos que se mueve como pez en el agua entre sátrapas de todo el mundo sin dejar de sonreír, está empeñado en conseguir que la Unión Europea modifique la posición común sobre Cuba, pero los opositores cubanos a los que creía tener en  la buchaca, le han salido rana y no están dispuestos  a ser cómplices de una mentira para favorecer a un tirano que no quiere jubilarse
Ricardo González Alfonso, Mijail Bárzaga Lugo, Normando Hernández González, Antonio Augusto Villarreal Acosta, Omar Rodríguez Saludes, Luis Milán Fernández, Pablo Pacheco Ávila, José Luis García Paneque, Julio César Gálvez y Léster González Pentón han firmado una carta conjunta en la que piden a los 27 ministros de Exteriores de la UE que no levanten las sanciones ya que la dictadura no ha dado pasos que evidencien una clara decisión de avanzar hacia la democratización de nuestro país.
Estos hombre saben que su dignidad no tiene precio y no quieren ser confundidos con “un piernas” cualquiera.
Al ministro, parece que le da lo mismo.





la autoridad moral de europa

17 05 2010

 

Las palabras se devalúan y su significado pierde sentido cuando se utilizan por quienes no creen no ellas, y ése es el caso de ministro cubano de asuntos exteriores, Bruno Rodríguez, cuando afirma que su gobierno – el de los hermanos Castro – no le reconoce a la Unión Europea ninguna autoridad moral para hablar de derechos humanos.

No soy muy dado a las metáforas pero eso es tanto como decir que no se le reconoce ninguna autoridad moral a la asociación de defensa del gato montés para que hable de los gatos monteses.

Europa es un club de países democráticos que no sólo respeta los derechos humanos sino que además no admite en su seno a las naciones que los conculcan.

En la carta fundacional de la Unión Europea se estableció esa exigencia y se mantiene.

Por lo tanto Europa tiene la autoridad moral que le falta a Cuba para hablar de esa defensa que en la isla caribeña brilla por su ausencia.

La política común de la Unión Europea frente a Cuba es coherente y la persecución de los disidentes, el encarcelamiento de los oponentes políticos y la presión sobre las damas blancas, no constituyen –por más que lo afirme el vocero de los Castro – un asunto de política doméstica.

Los disidentes y exiliados cubanos, reunidos estos días en Madrid bajo al convocatoria de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, hablarán de su país y de cómo quieren transitar hacia una democracia plena por vías pacificas.

Este acto, criticado por el canciller cubano, tiene toda la legitimidad de los eventos que se organizan en democracia y ayuda a quienes a veces se sienten solos y casi olvidados.

Es cierto que hay diferencias estratégicas en relación a Cuba por parte del gobierno socialista y desde la oposición del Partido Popular, pero ambas posturas coinciden en condenar – con distintas intensidades y matices – la represión y la falta de libertades de aquel régimen caduco y no deseable





a palos contra las mujeres

18 03 2010

 

Los estertores de las dictaduras son siempre igual de lamentables. Ocurrió con la de Franco, con  la de Ceaucescu, y está ocurriendo con la de los hermanos asesinos que comparten el apellido Castro.

La fase previa al final de estos regímenes se caracteriza por el aumento de la brutalidad, y el enrocamiento en la defensa de sus privilegios y la persecución cada vez más indiscriminada de sus enemigos.

En Cuba han descubierto que ya sólo les queda Chávez en Venezuela  y algunos estalinistas irredentos esparcidos por el resto del mundo como agentes que justifican sus desmanes dictatoriales. El gobierno de la isla se resiste a entender que está perdiendo la oportunidad de permitir una transición pacífica que permita reconciliar a los cubanos de dentro y de fuera, pero lo que no ha sido capaz de intuir es que se le está acabando el tiempo.

La Unión Europea se ha sumado de forma indubitable a la condena internacional contra la persecución que hacen de los disidentes.

El Presidente del Parlamento Europeo Jerzy Burzek ha condenado la brutalidad policial contra Las damas de Blanco, en Cuba, a las que los agentes del régimen apalearon.

Este colectivo que fue merecedor del Premio Sajarov que concede cada año el parlamento europeo a quienes defienden la libertad y la democracia aun no han podido recibir el galardón porque el régimen de los Castro no les permite salir del país.

La vida de Guillermo Fariñas y otros presos están en peligro pero es evidente que la determinación de esos luchadores por la libertad es más fuerte que la opresión a la que están sometidos. Todos ellos merecen al menos no sentirse sólos. El silencio de los demócratas sería imperdonable.





Cuba, una isla rodeada no solo de agua

10 03 2010

 

Cuba sigue siendo una isla, pero no solo está rodeada de agua sino también de voces que piden la democracia para los que allí sufren una de las dictaduras más feroces que existen desde hace 51 años.

A veces la chispa que hace saltar todo por los aires es un hecho imprevisto, un caso que parecía no tener trascendencia, un tema que los dictadores pueden considerar menor, aunque siempre es un tema mayor la vida de un ser humano.

La muerte por huelga de hambre, acelerada por la negativa de las autoridades político/sanitarias cubanas a darle agua en los últimos días de su vida a Orlando Zapata, ha sido probablemente esa gota que ha colmado el vaso de la paciencia y de la conciencia a veces adormecida de la Comunidad Internacional.

En Cuba llevan muriendo en sus cárceles o en los paredones de fusilamientos  cientos de ciudadanos desde hace varios decenios, pero nada ni nadie ha conseguido hasta el momento que los dictadores aflojen la tensión y respeten los derechos humanos de sus conciudadanos que más que compatriotas son sospechosos de sedición por el sólo hecho de pensar que quieren ser libres.

El Parlamento europeo ha instado hoy a la Comisión  a que se “intensifiquen las medidas pertinentes para exigir la liberación de los presos políticos y garantizar el trabajo de los defensores de los derechos humanos”. Pero además – y resulta curiosa la terminología empleada para referirse a Catherine Asthon – se le exige a la jefa de la diplomacia europea que establezca de inmediato un diálogo estructurado con la sociedad civil cubana y con aquellos sectores que apoyen una transición pacífica en la isla

No valen las componendas, ni los cálculos ni las medias tintas con los gobiernos que no respetan los derechos humanos, y Europa y su parlamento dan la talla en este momento al no permanecer tibiamente en el difícil y bochornoso equilibrio de entender o lamentar, en vez de condenar a la dictadura castristas y sus tropelías.

Hace tiempo que se decía de Méjico que estaba muy cerca de Estados Unidos y muy lejos de Dios. Hoy podemos decir que Cuba esta cada día mas cerca del resto del mundo democrático porque la irracionalidad de último bastión comunista no puede durar mucho más tiempo.





cuba y europa

26 02 2010

 

La diplomacia española en relación a Cuba podría inspirar las pautas para lo que haga la Unión Europea en su conjunto en relación al país caribeño, porque se supone que por historia, cultura, cercanía e idioma deberíamos ser los españoles los mejores intérpretes de la realidad cubana.

De hecho, España, incluso durante la dictadura de Franco, mantuvo buenas relaciones con Castro, pero en cada momento histórico y político nuestro país ha tenido siempre una voluntad por ayudar a ese pueblo, contemporizando a veces con el gobierno de Castro, pero sin renunciar a la defensa de los derechos humanos en aquel país.

Lo que sí ha demostrado el régimen castrista es que hace oídos sordos a cualquier  petición o presión de Europa o los Estados Unidos. La tímida esperanza que se abrió con la sustitución de Fidel por Raúl ha devenido en un fiasco: ambos hermanos no solo son la misma cara del régimen opresor sino que además están estancados en un discurso victimista y mentiroso cuando las víctimas son el propio pueblo cubano.

La complicidad silente de los gobiernos del mundo – incluido los europeos – es la que afianza a los dictadores cubanos que ven como los políticos, por no incomodarles, no condenan sus atrocidades y se mueren de deseo por hacerse una foto con los dictadores caribeños.

La imagen complaciente del presidente brasileño, Luis Ignacio Lula da Silva, ante la muerte de Orlando Zapata y, en contraposición, sus afectuosos abrazos públicos con Raúl y Fidel Castro han generado la indignación de uno de los principales portavoces de los disidentes en Cuba, que lo ha acusado –incluso– de ser cómplice de las violaciones de derechos humanos que se perpetran en la isla.

La reacción tardía de Zapatero, Presidente de turno de la Unión Europea, exigiendo la liberación de los presos políticos, pero sin condenar al régimen por al muerte del disidente cubano, es otra forma de complicidad.

Europa y el mundo libre no pueden seguir con esa tibieza con los dictadores cubanos.

La oposición necesita algo más que un gesto de vez en cuando.