morir matando

17 02 2013

diego-torres-ana-maria-tejeiro-1Tengo ganas de que el juez Castro termine la instrucción del Caso Nóos y que la audiencia de Palma convoque a los imputados, los juzgue y dicte sentencia. Al final si Diego Torres e Iñaki Urdangarín son declarados culpables, me gustará que cumplan condena sin ningún tipo de privilegios y que los ciudadanos de este país puedan creerse que, como dijo el Rey, todos somos iguales ante la ley.
Uno de los problemas de la justicia en España es que, como tenemos imputada a tanta gente conocida de la vida pública, esto se parece a un circo en el que sus protagonistas se pasean más tiempo por los juzgados y las televisiones que por los pasillos de la cárcel.
Cada día conocemos una golfería más de las que supuestamente hicieron los dos máximos responsables de Nóos, y el estado de la opinión pública sobre este asunto va consolidándose en la certeza de que los dos imputados principales tienen muy difícil irse de rositas. Estoy persuadido de que, aunque a todos nos asiste el derecho a la presunción de inocencia, cuando a uno el marido de otra le pilla con los pantalones a la altura de las rodillas tiene muy complicado convencerle de que no estaba a punto de cepillarse a su prójima, por eso los abogados de Torres y Urdangarín van a tener que hacer malabares jurídicos para que el juez acepte pulpo como animal de compañía.
En todo esto, mi tocayo Diego Torres cree, que repartiendo la porquería, a él le va a salpicar menos mierda, pero creo que se equivoca, porque todo apunta a que el cerebro de las golferías era él, el cómplice necesario para hacer efectivos sus contactos era el yerno del Rey, y los demás a quienes quiere involucrar es posible que también tengan responsabilidades, pero no se va a librar por mucho que salpique a otros.
Algunas de las afirmaciones que ha hecho ante el juez Castro tiene que acreditarlas, y ya hay algunos que han negado que diga verdad (entre otros el abogado de la parte contraria al que acusa de haberle ofrecido dinero para que guardase silencio) pero sea verdad o mentira lo único que puede hacer es morir matando pero no salvarse de la quema porque él tienen toda la pinta de haber delinquido.

Anuncios