más villanos que honorables

29 09 2012

El seny catalán siempre sobrevivirá y el tiempo pasará sobre personajes que han sido capaces de utilizar en su propio beneficio  a quienes dicen representar.

  José Manuel Lara que es un empresario potente, Presidente de la Editorial Planeta que cada año otorga en Barcelona el premio literario más prestigioso y mejor dotado de todas las editoriales del mundo de habla hispana y que tiene un poder económico y mediático que alcanza a muchos otros ámbitos de la industria, ha dicho que si Cataluña algún día es independiente, se llevará sus negocios de allí a otro lugar de España.

Lara se ha atrevido a decir lo que otros empresarios que tienen en esa comunidad autónoma sus sedes y allí tributan, también piensan hacer, porque “con la pela no se juega” y con el sentido común tampoco.

 Artur Mas y los políticos que le acompañan en este órdago inoportuno al Estado están mintiendo al afirmar que se resolverían los problemas económicos de los catalanes si ellos administrasen el cien por cien de los impuestos recaudados. No solo no se resolverían sino que se incrementarían, y el PIB catalán, según estimaciones del Consejo Superior de Investigaciones Cuentificas, se reduciría en cerca de un 20 por ciento, sin contar otros efectos negativos producidos por la deslocalizacion de empresas nacionales y extranjeras y por la salida de Cataluña de la Unión Europea.

Lo que hacen Mas y la saga de Pujol es echarle la culpa de su mala gestión económica y de sus corruptelas, al gobierno Central. Saben que cuando se busca un enemigo exterior se dirigen hacia él las fobias de los ciudadanos.Estos que en estos momentos están apareciendo como héroes van a acaban como villanos porque el pueblo catalán tiene seny y no se deja engañar permanentemente.

El sentimiento independentista existe en una gran parte de la población de Cataluña, y es respetable, pero las urgencias con las que estos inútiles gobernantes han excitado a la población para así ocultar sus vergüenzas, van a perjudicar a quienes en esos momentos viven engañados por los datos económicos que fraudulentamente les ofrecen.

La crisis económica no es un hecho aislado y por más que la clase política catalana se envuelva en la señera estelada no se va a resolver. Hace tiempo que Cataluña está gobernada por unos irresponsables y esa irresponsabilidad nunca beneficia a nadie.