españa es “la cosa”

15 11 2012

Mientras que los políticos nacionalistas se debaten en discutir qué es España y antes de saber la respuesta lo único que tienen claro es que ni  se sienten ni quieren ser españoles, un chaval de Bilbao acaba de resolver el problema, al menos semántico, sobre esta centenaria nación.

España según el jugador del Atletic Club de Bilbao, Markel Susaeta,  es “la cosa”. Lo ha dicho en una rueda de prensa en Panamá a donde ha ido con la selección de futbol, y la verdad es que si esa definición es cierta yo tampoco tendría muy claro si quiero ser español. ¿Os imagináis el cachondeo del personal cuando dijésemos que somos nacionales de “la cosa”? Porque si al menos dijésemos que somos de “la cosa nostra” nos tendrían miedo, pero ser ciudadanos de un país que ni siquiera tiene nombre no mola mucho.

Yo ahora entiendo a los catalanes y a los vascos. Ellos al menos tienen una identidad definida: tienen su lengua propia que prácticamente la hablan solo los de su país, y no como nosotros que nos hemos quedado sin idioma porque ya es de más de 400 millones de gentes de todo el mundo.  Ellos tienen sus deportes singulares, porque no en muchos sitios hay competiciones de levantar piedras o talar árboles, mientras que los ciudadanos de ”la cosa” sólo participamos en competiciones que se ha  inventado otros. Ellos cuidan sus costumbres, sus tradiciones, sus boinas y sus barretinas y nosotros nos ponemos encima de la cabeza lo mismo una gorra de beisbol que un sobrero mejicano, o un sombrero cordobés.

Los ciudadanos de “la cosa”  somos algo indefinido y además no nos queremos demasiado a nosotros mismos. Actuamos como  papanatas             que valoramos cualquier cosa que venga de fuera, no tenemos muy claro cuál es nuestra bandera (de hecho hay muchos ciudadanos de este raro país que se avergüenzan de ella y nunca la exhiben), nuestro himno no tiene letra y hemos tenido un Presidente de gobierno que afirmó que el concepto de nación de los de “la cosa”, era algo discutido y discutible.

En cambio ellos tienen Lendakaris y Presidentes que no admiten una sola broma en temas como esos.

Me lo tengo que pensar pero como sea verdad que España es “la cosa”, voy a cambiarme de nacionalidad, aunque solo podría ser francés o inglés, porque el catalán y el euskera, no los hablo.

Anuncios