un premio inoportuno

10 12 2012

herman-van-rompuyEl premio Nobel de la Paz que se ha concedido a la Unión Europea y que hoy recibirán en Oslo Durao Barroso, Van Rompuy y Martin Schulz, llega tarde y en mi opinión en un momento inoportuno.
No estamos viviendo las horas de mayor prestigio de la historia europea que pasa por un periodo critico, porque ni está tan unida ni sus dirigentes están actuando con el liderazgo que los momentos de crisis exigen. Hemos pasado de ser una referencia de dignidad a un espacio de insensibilidad.
Europa es hoy la palabra que utilizan nuestros politicos para justificar como inevitables los recortes que se están imponiendo en todos los paises de la zona euro. Es la coartada para dejar desatendidas necesidades básicas del estado del bienestar y muchas veces dejara los ciudadanos en el paro o en la indigencia. Europa es hoy un club que impone condiciones, que se preocupa por los mercados y los bancos y que es capaz de supeditar la dignidad de sus ciudadanos al control del déficit. Una unión de países que ha hecho dejación de su responsabilidad y que carga las consecuencias de sus errores sobre la población a la que mal gobierna, no meceré un premio.
El premio Nobel de la Paz se hay que dárselo a quien trabaja por la paz y no hay mayor contribución a este objetivo que conseguir que los ciudadanos europeos vivan sin la angustia de sentirse desamparados en sus necesidades más básicas porque lo contrario es provocar situaciones de agresividad y de conflicto.
Europa con sus aciertos y desaciertos hace mucho tiempo que se mereció ser distinguida por sus esfuerzos por la paz (si nos olvidamos de la inacción ante la guerra de los balcanes) por su trabajo solidario, por sus proyectos en favor del desarrollo, y por la legislación en materia de igualdad, pero hoy no se lo merece.
Europa no està para fiestas ni para premios

Anuncios