la familia bien, gracias

29 12 2012

family-396160-wallpaperNo sé por qué pero en estas fechas de navidad y año nuevo hay líos de convivencia en no pocas familias y hay quienes provechan para insistir en la tesis de que es mejor estar solo que mal acompañado.
En otros momentos del año, por ejemplo en verano, circula la pregunta retórica en la que algunos inquieren si uno ha pasado las vacaciones “bien..o en familia”, y por lo general hay militantes de la devaluación de la imagen de la institución más vieja de la humanidad de la que conocemos que Eva le destrozó la vida de Adán, y Caín mató a Abel, con lo que se acredita que el problema viene de antiguo.
Pero eso no es óbice para que algunos pensemos que, a pesar de los inconvenientes que de vez en cuando surgen, la familia propia es algo importante que da muchas más satisfacciones que disgustos, ayuda a reconocerte a ti mismo en tus raíces (al menos eso le pasó a Kunta Kinte, personaje central de la novela DE Alex Haley), sirve de soporte afectivo en los momentos difíciles, ayuda a los que más los necesitan en estos tiempos de crisis económica y cada vez que aparece un nuevo miembro, sobre todo si es un nieto, hay motivos para la celebración.
Otra cosa son “los cuñaos” y asimilados que no siempre se mimetizan con el paisaje de la saga y o van por libre o insisten en perturbar las “reglas del lugar”, pero eso forma parte de la vida misma que siempre incorpora elementos discordantes para que todo no todos sea tan aburrido.
Tirando del refranero vemos que nadie está exento de que un hermano deje de hablarte porque le caes mal a su mujer o que el que tú creías que era tu progenitor resulte que con el tiempo descubres es un antiguo párroco de Albacete. De ahí viene la expresión “ Nunca podrás decir.. de esta agua no beberé, o este cura no es mi padre.
Así que a pasarlo bien, a ser posible en familia, y sin más discusiones que las que se originen sobre si se abre una botella de cava catalán o de sidra asturiana.

Anuncios