¿una tontería?

3 01 2013

1357131004_0Van der Vaart, que para quienes no sepan de quién hablo les diré es un futbolista holandés que pasó fugazmente su el real Madrid, utiliza con más precisión las manos que el lenguaje, porque después de haber agredido a su mujer la pasada Noche Vieja, que cayó al suelo ante la mirada atónita de otros 10 invitados, ha dicho por toda disculpa que “ aquello fue una estupidez que no tenía que haber pasado”. Lo más importante de esta noticia es que su mujer, la modelo alemana, Silvie, ha decidido separarse de él. No ha tolerado ni un minuto que un marido le pegue y no le ha dado, que se sepa, una segunda oportunidad, porque los violentos son reincidentes: jamás se curan.
En España más de una mujer a la semana muere como consecuencia de las agresiones sufridas a manos de su pareja.
Además, si alguien que golpea a una mujer hasta tirarla al suelo piensa que eso es una tontería, está proclamando a los cuatro vientos que lo volvería a hacer porque “las tonterías” generalmente son intrascendentes.
Como imaginarán quienes me leen, no estoy haciendo una crónica social sobre dos personajes conocidos, sino que destaco este lamentable suceso para incidir una vez más en la lacra de la violencia contra la mujer que no tiene relación directa con la condición económica, social o educacional de las personas sino con la naturaleza mezquina e irrespetuosa de algunos sujetos.
Por más campañas de concienciación que se hagan por la televisión dirigidas a los posibles agresores diciéndoles “si le pegas a ella me estás pegando a mi” no se consigue nada porque los violentos son insensibles a esos mensajes. La conciencia de que no es permisible esa conducta debe tenerla la propia sociedad que debe rechazar a quienes así actúan, y las víctimas que deben saber que no hay segundas oportunidades ni para ellas ni para quienes les pegan.

Anuncios




algunas mujeres

1 10 2012

Sé que voy a hacer un cóctel peligroso al mezclar los nombres de algunas mujeres que hoy son noticia y no para bien, pero cuando los asuntos  que podrían sugerirme un comentario siguen siendo Más, Rajoy, Rubalcaba, los mercados y la angustia que nos espera a la vuelta de la esquina, prefiero meterme en un lío en vez de aburrir al personal.

Cristina Fernández de Kirchner, Presidenta de Argentina me cae peor que un  cólico nefrítico, y ése es motivo suficiente para recordar que lleva años sin dar una sola rueda de prensa en su país donde gobierna como si fuese una enorme finca de su propiedad, protegida por la Cámpora que es un grupo que impone su ley con métodos mafiosos. Pues bien la señora ha cometido el error de someterse a  seis preguntas de los estudiantes  de la Universidad de Georgetown (Washington) y a diez de los de Harvard (Boston). Las preguntas le incomodaron, sus respuestas fueron ataques personales, y no explicó convincentemente como tiene un patrimonio de 70 millones de dólares, la mayor parte de él obtenido durante sus etapas de gobierno.

Otra mujer a la que le hago un hueco hoy en mi blog es a Corinna zu Sayn-Wittgenstein, que en vez de estar calladita para pasar más discreta después de haberse paseado con la gente que acompaña al Rey, incluida la cacería de Botsuana, ha dicho de su Majestad que “ El rey es un tesoro nacional.. Cuando  entra en una habitación, irradia calidez y carisma y se conecta con todo el mundo. Nadie se salva de ella.” Sin más comentarios.

Para completar el trío de mujeres de las que hoy me ocupo hablaré del  drama de la ex mujer de Jesulín de Ubrique que después de haber vendido su vida y milagros a una televisión que hace carnaza de todo lo que pilla, ha entrado en un psiquiátrico. El dinero que ha ganado que ha sido mucho pero sólo le ha servido para caer más en el pozo. Lo cierto es que de las tres mujeres la que queda peor es la española, aunque en el fondo no es la más mala de las tres, aunque sí la más desgraciada.

Ahora que lo pienso creo que hoy he caído muy bajo porque no recuerdo haber escrito jamás algo tan inconexo y superficial, pero con tal de no faltar a mi cita diaria hago lo que sea.