lavarse la cara

14 01 2013

1350096375_0Desde que quienes hacen las leyes y nos gobiernan confundieron la política con el marketing, vivimos en una continua representación teatral en la que algunos fabulan una realidad inexistente y además quieren convencernos de la excelencia de sus efectos beneficiosos.
Yo no sé si ellos se engañan y se lo creen después de repetirlo tantas veces, pero a los que ya no nos pueden vender ni un solo día más esa mercancía averiada es a nosotros los ciudadanos que somos los que padecemos las consecuencias de su mal hacer, y ya no nos fiamos de las palabras huecas que pronuncian.
Los políticos están preocupados por su mala imagen y quieren hacer algo para mejorarla, pero a ninguno se le ha ocurrido, hasta ahora, tomar medidas drásticas, y pondré dos ejemplos: Soraya Sáenz de Santamaría, ha encargado al director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (CEPC), Benigno Pendás, el diseño de una estrategia con la que intentar lavar la imagen de los políticos, reconciliar a los ciudadanos con la clase política y frenar ese sentimiento de desconfianza en las instituciones. Por otra parte el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha anunciado que su formación planteará al resto de partidos un “compromiso para abandonar el ‘y tú más’ y “poner el punto final” a la corrupción política en España. Entre las propuestas que contempla el político socialista ha citado el refuerzo del control sobre las finanzas públicas o la mejora de los mecanismos de investigación y castigo de estos delitos.
Todo esto se resume en “lavar la imagen” y “hacer un documento de compromiso”, como si dándose una ducha y firmando un papel el tema se arreglase.
Si en vez de tanta palabrería anunciasen que se aprueba una norma legal por la que se suprimen las prebendas y los sueldazos a los ex presidentes autonómicos, no se le paga un euro a cualquier ex político que tenga otro sueldo de empresas privadas, se suspende cautelarmente de sus funciones a cualquier responsable público imputado en un caso de corrupción, dejan de cobrar los 1.883 euros de ayuda a la vivienda los diputados con residencia en Madrid, y no se da amparo político a quienes se sabe que son unos golfos aunque aun no hayan sido condenados en sentencia firme, la gente empezará a creérselos. Si no es así, seguirán siendo un problema, en vez de la solución.





inventarse españa

31 12 2012

57037-944-550El partido socialista quiere reformar la constitución para que encajen en ella los que ni la asumen, ni están dispuestos a respetarla, y es de agradecer que sus dirigentes sean ingenuamente optimistas, aunque lo razonable sería que ,en vez de ir por libre en temas de Estado, se pusiesen de acuerdo con el otro partido de ámbito nacional y con el que se alterna periódicamente, cuando las urnas así lo deciden, en el gobierno de España.
A la derecha y a la izquierda en este país lo que les pierde es que no se soportan y asì nos va. El Psoe apuesta por una España Federal como punto de encuentro entre los recentralizadores y los independentistas como si no supiesen que “lo que no puede ser no puede ser y además es imposible”.
Siempre se ha dicho que los experimentos se hacen con gaseosa y una vez que se está razonablemente seguro del resultado se utiliza dinamita, pero en España somos muy partidarios de evitar ensayos e ir a las bravas a resolver lo que generalmente es más difícil.
Yo estoy persuadido de que los españoles llevamos demasiados siglos sin ponernos de acuerdo en casi nada que sea fundamental, y lo que no entiendo es por qué a principios del siglo XXI hay quienes se siguen sorprendiendo de que España sea un pais de gente aparentemente civilizada que a veces, pero no siempre, es capaz de convivir sin odiar a alguien. Lo razonable es establecer unas normas de convivencia y atenerse a ellas, sin pedirle a nadie que se parezca demasiado a los demás ni piense como el vecino. Basta, creo yo, con respetar al otro, y reafirmarse en la idea de que un mundo de iguales, de clones, de militantes de una sola idea sería insoportable, porque quienes son capaces de excluir al que piensa diferente son los que alimentan esta triste historia de nuestro pais.
Y como hoy es el último dia de este año haré una apuesta,también ingenua, por un tiempo menos malo, menos convulso y más entrañable entre todos los que vivimos aqui.





el twitt del rey

25 12 2012

1356334512571El mensaje del Rey es lo que se espera de él y aunque con frecuencia es un texto preñado de tópicos y buenas intenciones, nunca es merecedor de elogios exagerados ni de críticas demoledoras. Por eso, cada año lo que más curiosidad me produce no son las palabras del Jefe del Estado por Navidad sino las reacciones de quienes creen que tienen algo que decir al respecto.
Este año me he fijado en los aguerridos twitteros, algunos de ellos de edad provecta y riñón forrado, que se han dedicado a hacer de analistas profundos de las palabras de Don Juan Carlos y que han mostrado su desencanto porque ellos lo habrían hecho y dicho todo mucho mejor. Como las redes sociales son un patio de vecindad en el que el que más grita es mejor capador, no le otorgo a esas críticas más valor que el del desahogo, a veces anónimo, del autor de la soflama en 145 caracteres.
Sin embargo los que no me han defraudado son los políticos, porque cada uno ha vuelto a interpretar a su conveniencia lo que ha dicho el inquilino del palacio de la Zarzuela. El Psoe cuando el Rey ha pedido que haya consenso, se siente reconfortado porque son ellos los únicos que quieren pactarlo todo, pero el gobierno se resiste. Para los nacionalistas cuando el rey anima a “curar las heridas y evitar las divisiones” lo que quiere decir es que los agresores que producen esas heridas son los españoles de Madrid, y cuando el monarca habla de hacer política con mayúsculas, los del PP entienden que les está poniendo a ellos como ejemplo a imitar porque son los únicos que saben trabajar por el bien de España.
Es cierto que también ha dicho que “la economía no lo es todo” y que hay que trabajar por atender las necesidades sociales de los ciudadanos y hacer políticas que estimulen el crecimiento y la creación de empleo, pero ahí casi nadie se da por aludido.
Cada vez lo tiene más difícil el Rey a la hora de dirigirse a los españoles por Navidad, y posiblemente en diciembre del año que viene nos enviará a todos un twitt diciéndonos: “ Feliz Navidad y…que Dios nos pille confesados”





el solucionador de problemas

18 12 2012

rajoyEn tiempos como los que vivimos no estamos en España para ningún tipo de efemérides ni tampoco para sacar pecho por casi nada, aunque entiendo que el gobierno haya aprovechado que ya ha cumplido un año para intentar explicar o justificar lo que muchos españoles no están dispuestos a entender o a aceptar.
Yo creo que a este gobierno le ha pasado lo que estaba previsto. Los eligieron por mayoría absoluta por dos razones: los ciudadanos querían que se fuesen los socialistas por lo mal que lo habían hecho al tiempo que le otorgaban su confianza a un partido que decía que iba a solucionar los graves problemas en los que nos había metido el anterior presidente del ejecutivo.
El discurso de Rajoy y los suyos cuando estaban en la oposición sonaba muy bien porque hablaba de poner orden en las cuentas, evitar el despilfarro, bajar los impuestos y crear empleo y, aunque decían que iba a resultar complicado, mantenía su promesa de convertirse en el “solucionador de problemas” que necesitábamos los españoles, y a eso se agarraron los votantes.
Lo que los políticos nunca deben olvidar es que los electores, cuando existen graves problemas, son impacientes y buscan a alguien que los resuelva con urgencia, por eso por más que se empeñe el presidente del gobierno en hablar la ”herencia recibida”, las presiones de Europa, y la necesidad de hacer lo que sea para que los intereses de la deuda no nos ahoguen, al personal no le valen explicaciones, porque lo que exige con soluciones.
Todo esto no le ha pillado por sorpresa al gobierno que sabía dónde se metía y conocía las dificultades que se iba a encontrar, pero Rajoy prefirió suavizar su mensaje durante la campaña electoral porque el tacticista de Arriola le convenció de que las malas noticias era mejor que las contara cuando ya hubiese ganado las elecciones.
Con la calle movilizada (que es lo que toca cuando gobierna la derecha) y la sociedad huérfana de alternativa, como indican todas las encuestas, el presidente de gobierno hace lo que puede aunque no lo que prometió, convencido de que tiene fuelle y apoyos parlamentarios suficientes para que , antes de que concluya la legislatura, pueda decir: “os lo dije, esto tenía arreglo”.





34 años después

6 12 2012

Hoy hace 34 años que aprobamos nuestra Carta Magna en referéndum, y a pesar de que tenemos una de las constituciones más jóvenes de la Europa democrática, según los últimos datos conocidos de la encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas, siete de cada diez españoles están insatisfechos con nuestra democracia.
Este dato es alarmante y muy de preocupar porque hay quienes están confundiendo la crisis económica con nuestro sistema político, y las consecuencias de eso históricamente han sido las dictaduras o el auge de los partidos fascistas.
La constitución nos garantiza un sistema de libertades y así es reconocido en la encuesta del CIS por un 41,7 por ciento, pero un 44,6 afirma que la ley de leyes se respeta poco o nada en nuestro país.
Los datos estadísticos reflejan tendencias y es una realidad incuestionable que la sensación generalizada de los ciudadanos españoles es que tenemos un marco legal que no sirve para los objetivos que marcaron los constituyentes hace más de tres décadas.
Evidentemente la crisis más grave que padecemos como país no es la económica porque ésta la superaremos más pronto que tarde. La verdadera crisis que tenemos es la institucional y ésa no es tan sencilla de arreglar salvo que hagamos una revolución democrática.
La democracia debe ser fuerte y la nuestra es débil porque quienes han jurado cumplir y hacer cumplir las leyes, se las pasan cada día por el arco del triunfo y no les pasa nada. Nuestra obligación es fortalecer la democracia y no permitir que salga gratis que políticos como Artur Mas sean practiquen la insumisión legal, o que gobernantes como Rajoy incumpla su programa electoral , por no hablar del partido socialista que ahora está en la oposición pero que cuando gobernaba hace escasamente un año hacía lo mismo.
Los ciudadanos se sienten indefensos ante quienes les representan y eso no es lo que preveía nuestra constitución, que sigue siendo válida. Lo único que hace falta es que la cumplamos.





todos somos discapacitados

4 12 2012

18200001_1354555398943_124_34_0_gra  Hay momentos en los que se hace el silencio por respeto y, yo añado, admiración cuando un discapacitado habla en público,  y esto ha ocurrido en las ùltimas horas cuando ciudadanos, hombres y mujeres, que estos días protestan por los recortes que imponen las distintas administraciones publicas que les afectan a ellos y sus familias.

Una mujer ha leído con dificultad, pero con decisión, un texto reivindicativo, y un chaval ha dicho que si los politicos fuesen en una silla de ruedas serían más sensibles a las necesidades. Todo esto ha ocurrido en la Asmblea de Madrid, con motivo del Día Internacional de las Psrsonas con Discapacidad que por tercer año consecutivo convierte en “Diputados por un día” a quienes parecen esta limitación.

Ciento veinte discapacitados intelectuales han participado en este acto, que si no resuelve nada al menos sirve para abrir los oidos y golpear las conciencias de quienes han sido elegidos para estar atentos a las necesidades de sus representados.

Hace unos días afirmé que la protesta en muy sana en democacracia y a veces también resulta eficaz, y me reafirmo en esta convicción porque cuando la sociedad civil se mueve los cimientos de las instituciones se conmueven. Cada día que pasa les resulta más dificil a los politicos hacer oidos sordos a las justas reivindicaciones de quienes peor lo pasan. ya no hay argumentos que justifiquen la inacción de quienes mientras tanto sí atienden otras necesidades menos perentorias.

El gobierno de Valencia ha anunciado que abonara los 40 millones de euros que les debe a la discapacidad  en esa Comunidad Autónoma y ojala que otras Administracciones Públicas hagan lo mismo, porque una sociedad que en época de crisis abandona a quienes menos posibilidades tienen de defenderse por si solos no merece tal nombre.

Discapacitados somos todos pero unos son mas dignos que otros.





defraudar es de pobres

3 12 2012

banca suizaAyer escuché esta frase (“defraudar es cosa de pobres”)  a un inspector de Hacienda que explicaba en el programa ·”Salvados” que si se acabase con el fraude de las grandes empresas y de la economía sumergida, España arreglaría su problema de déficit y no tendría necesidad de ir al mercado de la deuda secundaria.

Hoy ha acabado el  plazo de la tan denostada amnistía fiscal y, según las informaciones de las que disponemos,  los grandes evasores y defraudadores no han respondido como el ministerio de Hacienda esperaba. No han sido muchos los que han regularizado su situación acogiéndose al pago del 10% de sanción de la cantidad defraudada, pero en cambio sí ha habido un número significativo de rentas afloradas que a partir de ahora cotizarán a Hacienda.

Esto último parece ser que se debe a que la banca suiza y también la de Andorra han advertido a sus clientes españoles por carta que, para continuar operando con ellos con normalidad, deberán justificarles que están al día con Hacienda, es decir, que en estos días se han acogido o a la Declaración Tributaria Especial (DTE) o han regularizado voluntariamente sus cuentas opacas.

Luego están los que sin hacer ningún tipo de arquitectura financiera porque no saben hacerlo ni tienen medios,  no declaran a Hacienda, hacen facturas sin IVA o cobran en negro,   y unos y otros consideran que defraudar es cosa de listillos en vez de delincuentes, y yo creo que si ellos pagasen los demás estaríamos sometidos a una menor presión fiscal y habría dinero para  no tener que hacer recortes y poder atender  las necesidades sociales.

En algunos países como en los Estados Unidos al que pillan defraudando al fisco se le cae el pelo en la cárcel porque los delitos fiscales y financieros se consideran muy graves  y de eso supo mucho  Al capone o a Bernand Madoff. En cambio aquí en España los que roban dinero público no lo devuelven e incluso se atreven a negociar condiciones para hacerlo a medias.

Definitivamente… defraudar es cosa de pobres.





30 años son nada

2 12 2012

000000114696Han pasado 30 años y en este caso se cumple el aforismo de que cualquier tiempo pasado sí fue mejor.

Aquel gobierno de Felipe González logró una mayoría absoluta contundente porque generó una ilusión sin límites entre gran parte de la población española que quería dar un mensaje claro a los golpistas de que nuestro país quería vivir en democracia, y para significar el verdadero cambio era imprescindible que gobernase un partido de izquierdas. Felipe González fue en mi opinión el mejor presidente de gobierno que podía tener España en esos momentos, e hizo grandes cosas durante sus primeras legislaturas. Hacer un relato pormenorizado de sus logros sería cansino y es de justicia reconocérselos.

Bien es cierto que también sería injusto sufrir amnesia sobre sus posteriores errores, porque si concitó en torno a su proyecto la esperanza de millones de españoles, también se ganó a pulso el abandono de estos tempranos apoyos cuando la gente se sintió frustrada por el cambio de discurso y sobre todo de política de aquellos en quienes había confiado a ciegas.

Con todos sus errores, muchos de los cuales ya han sido sancionados política y judicialmente, Felipe González fue un gran presidente de gobierno y sin duda alguna el mejor líder que han tenido los socialistas.

30 años después su partido está irreconocible: solo gobierna en dos autonomías y en ninguna de ellas por mayoría, va perdiendo apoyos elección tras elección, tiene una grave crisis de ideas y de liderazgo, está dividido, carece de un discurso unitario, y aun no ha tocado fondo.

Rubalcaba evidentemente no es Felipe, como tampoco lo fue Almunia y mucho menos Zapatero. El partido socialista es la única formación política española que aun no ha resuelto la sucesión de su líder, claro que tampoco ha resuelto algo más importante como es su mensaje político de hoy. Felipe González nunca abandonó el centro y por eso ganaba. Sus sucesores no han sido capaces de entender que ahí estaba la clave de su éxito.





gente que protesta

1 12 2012

2012_11_27_4DARNjwPrGDhyNGiT67YK2Cada vez que algún colectivo protesta o se manifiesta en la calle es recibido con división de opiniones porque hay quienes no entienden la razones de su enfado. Es cierto que para resultar más convincentes, algunos – el personal sanitario por ejemplo – están exagerando y diciendo que nos roban la salud, cuando eso no es cierto, porque se ha demostrado lo contrario en varios hospitales andaluces o madrileños de gestión privada que funcionan mejor que antes.
Pero eso forma parte del juego dialéctico. Yo creo que hay razones para la protesta y ejercerla es un derecho. Lo anormal y sorprendente seria que con la que está cayendo la gente estuviese calladita y viendo la televisión en su casa porque la sociedad de hoy, por suerte, no es como la que describía Jarcha en su canción emblemática del post franquismo “Libertad sin ira”. Por entonces la gente “era muy obediente, hasta en la cama”, pero ahora, y sobre todo en estos tiempos de penuria, hay que hacer que el poder se sienta incómodo y que recuerde que está al servicio de los ciudadanos porque a veces parece que estuviera a las órdenes de los amos de Europa.
Estos dias los estudiantes y sus profesores universitarios dan clases en la calle a modo de protesta por los recortes, los médicos y enfermeras de la sanidad publica de Madrid se manifiestan bailando para hacer más amable su huelga a quienes la padecen, los jueces se unen en contra de las tasas judiciales y los desahuciados siguen organizados en contra de la ejecución de esas ordenes que les dejan en la calle.
Gracias a estas protestas cívicas se han conseguido cosas y se ha hecho que los poderes rectufiquen en algunas cosas y tomen conciencia de les hemos elegido no solo para que controlen el déficit, sino fundamentalmente para que los ciudadanos vivamos mejor y con más derechos.
Que la gente presione a los poderes públicos y a las instituciones financieras ( que son un poder fáctico de primer orden ) es una forma de ejercer la democracia. Yo veo más eficaz la protesta con argumentos, en la que no se cuelan los profesionales del lío, que las que hacen quienes no concretan nada y exigen todo. Pedir la luna cuando no te la pueden dar es una forma de aparecer como muy reivindicativo y al tiempo como muy inútil





justicia gratuita

23 11 2012

Yo tengo la sensación de que en el gobierno hay ministros que procuran pasar inadvertidos porque piensan que tal como está el patio lo mejor que pueden hacer es evitar meter la pata, y en cambio hay otro que no se resigna a no pasar a la historia, y ése es Alberto Ruiz Gallardón.
El ministro de justicia, que por cierto eNnn’gnjnnns o era uno de los más valorados del gabinete de Mariano Rajoy , no esconde la cabeza en tiempos de crisis y toma decisiones que aunque cabrean al personal él entiende que son reformas legislativas necesarias para modernizar la justicia. Lo único que se le olvida es que su trabajo debe tender a construir consensos porque las leyes son para todos y no es bueno dividir a la sociedad en temas trascendentes.
Paso por alto las modificaciones anunciadas en relación a la ley del aborto o al matrimonio homosexual porque de lo que hoy toca hablar es de la subida de las tasas judiciales para los querellantes en segunda instancia, que podrían suponer tener que pagar hasta 750 euros, que es una cantidad de la que no todo el mundo dispone.
Gallardón ha conseguido casi la unanimidad en el rechazo de esta norma, tanto entre asociaciones judiciales, y representantes institucionales del mundo de la justicia, como de algun compañero suyo de partido. Yo le otorgo el beneficio de la duda y de la buena voluntad al ministro, pero no el de la oportunidad. El gobierno ya tiene demasiados problemas como para meterse en más charcos que deterioren su imagen, y cobrar por la administracción de la justicia huele muy mal.
El gobierno en momentos de crisis no debe poner tasas o aumentarlas en los servicios públicos porque el discurso social se deteriora y la imagen de un partido que favorece a los ricos es demoledora.
Todo lo que aparezca como un nuevo impuesto a quienes menos tienen es letal, y deberían saberlo.