acuerdos de conveniencia

13 12 2012

photo_1355173285960-4-0La gente cree que la justicia consiste en descubrir la verdad y declarar inocente o culpable a la persona acusada de haber cometido algún delito, pero quienes piensan así es que han visto pocas películas americanas.
En los Estados Unidos los abogados son especialistas en llegar a acuerdos entre las partes para conseguir que los casos de sus defendidos nunca lleguen a ser juzgados en un Tribunal, porque así el Estado se ahorra dinero y las víctimas eligen hasta donde llega su reparación o su sed de venganza. Es una forma de entender los litigios, aunque yo opino que no es un método moralmente aceptable para hacer que se cumpla la ley.
No quiero decir con esto que en España lo hagamos mejor, porque aquí la justicia con frecuencia es un cachondeo y unos justificables tienen más posibilidades de salir mejor parados que otros,pero como el caso al que me refiero se sitúa en Los Estados Unidos, allá voy.
Seis millones de dólares han sido suficientes para que Nafissatou Diallo, la camarera del hotel ede Nueva York en el que supuestamente fue violada por Dominique Strauss Kahn, retire la demanda que le interpuso por esa agresión sexual. El obseso ex director general del Fondo Monetario Internacional paga por no tener que regresar a los Estados Unidos y así puede seguir haciendo de las suyas en Francia, y la ex trabajadora guineana ha resuelto su futuro haciendo como que no ocurrió nada en su reciente pasado.
Es cierto que ella, en las únicas declaraciones que se le conocen, le dijo a una periodista que quería que su agresor fuese a la cárcel “para que sepa que hay lugares donde no se puede usar ni el poder ni el dinero “, con lo que acreditaba que no tenía ni idea de lo que un personaje poderoso y adinerado puede conseguir en prisión, pero sus abogados la han convencido de lo rentable que puede resultar perdonar a un violador acaudalado.
Con este acuerdo ambas partes quedan satisfechas y la justicia maltrecha.
En Francia saben que DSK es un abusador adicto al sexo, pero también sospechan que la camarera Diallo fue un fácil señuelo en el que el impresentable ex político francés caería, y asi lo ha publicado la prensa gala.
Yo no me he alegrado nunca de las desgracias ajenas, pero si alguien ha dudado alguna vez que los ricos lloran menos y les van mejor que a los pobres cuando delinquen, que se frote los ojos y abra bien los oídos, porque estaba equivocado.