el honor del honorable

13 01 2013

1357993065_0Es cierto que no están acostumbrados a que en su tierra nadie les tosa, y se sienten muy ofendidos cuando, fuera de ella , alguien se atreve a señalarles con el dedo.
Yo he llegado a pensar que algunos políticos catalanes pelean por la independencia porque lo que realmente quieren es ser independientes de la justicia, de la prensa y de las investigaciones policiales “españolas”, sabedores de que en su nuevo Estado lo seguirán teniendo todo controlado, como ocurre ahora, y nadie se atreverá a cuestionar sus chanchullos económicos.
Ahora resulta que el viejo Jordi Pujol i Soley , se pregunta en voz alta “¿qué coño es eso de la Unidad de delitos Monetarios y Financieros?” y añade que la policía española es como la antigua KGB soviética, y todo por que el joven Jordi Pujol Ferrusola está siendo investigado por sacar a espuertas billetes de 500 € hacia paraísos fiscales.
Un hombre culto como el ex Presidente de la Generalitat sabe que falta a la verdad cuando compara al KGB con la policía judicial, pero no le importa porque él ya se envolvió en la señera y organizó una manifestación cuando estuvo implicado en el caso Banca Catalana en 1982, porque los jueces estaban “ atacando a Cataluña”. Está acostumbrado a defender su mancillado honor huyendo hacia adelante.
Tener el título de molt honorable, no significa que se sea, y algo parecido le ocurre al actual inquilino del Palau de la Generalitat o a su socio Durán Lleida, que no se inmutan cuando se les presentan pruebas de sus implicaciones en otros asuntos económicos.
En otros sitios los imputados niegan que sean ciertas las acusaciones, dicen que son sus enemigos políticos los que fabrican pruebas falsas, o afirman que podrán demostrar su inocencia, aunque ninguno de ellos dice que están atacando a su tierra, pero cuando se es nacionalista, la cosa cambia.
Están acostumbrados a que esta estrategia les dé resultado, porque cada vez que los gobiernos de España los han necesitado, han llegado con ellos a pactos secretos indecentes que pasaban por garantizarles que sus temas judiciales se pudrirían en un cajón de un juzgado de instrucción.





haciendo amigos

1 01 2013

amigo 3Me da la sensación de que este año lo comenzamos bajo la influencia de los agoreros porque no ha habido ni uno solo de los que han hablado de cómo nos va a ir el futuro que haya tenido el detalle de darnos una alegría. El que más y el que menos se ha encargado de decirnos que no saldremos de la crisis, que esto va a seguir siendo complicado y chungo, que continuarán los recortes, y que ellos -los que nos gobiernan o aspiran a hacerlo – no tienen ninguna solución pero sí muchas ganas de seguir decidiendo sobre nuestros impuestos.
Yo que me resisto a creérmelos en casi nada, me niego a darles la razón a priori, porque estoy convencido de que los ciudadanos podemos mejorar nuestra situación sin su ayuda: bastaría con que no nos pongan más dificultades.
El día primero de cada año la gente acostumbra a peoponerse nuevos retos y yo, por no ser menos, he pensado que podría hacer nuevos amigos. Por ejemplo Angela Merkel, a quien casi nadie la quiere, porque es la guardiana del tarro de las esencias de la ortodoxia financiera que nos tiene a todos fastidiados. No me importaría ser su amigo, pero como no hablo alemán no sé si podremos arreglarlo.
Mourinho es otro personaje al que alguna vez he elogiado porque me parecia un buen entrenador de fútbol, hasta que descubrí que su verdadera profesión es la de ser el ombligo del mundo, y que sus dotes para las relaciones humanas las perdió el día que se miró al espejo y creyó ver a un ser inmejorable. Así que no podremos ser amigos porque yo no alcanzo su nivel.
De Javier Bardem nunca he pretendido ser amigo porque me resulta muy coñazo cuando no está en un escenario (debe ser cosa de familia) así que me ahorraré enviarle una carta que a lo mejor ni abre.
Del visionario del Palau no quiero saber nada. Es muy cansino y a ratos insoportablemente coñazo. Tengo muchos amigos y amigas catalanes, así que me basta con ellos.
Conozco a muchos politicos españoles.De algunos de un lado y del otro alguna vez fui amigo, pero en cuanto llegaron al poder supe que se había acabado el tiempo del buen rollo, así que no pretendo recuperar a ninguno de ellos.
Hecho este rápido repaso me desdigo de mi anunciado propósito y seguiré con mis amigos y amigas de siempre, que son los mejores.





el fin del mundo no llegó

21 12 2012

el-fin-del-mundo-segun-trinoAunque hoy era la fecha prevista, si usted a estas horas está leyendo este comentario, es que no se ha acabado el mundo.No obstante, no se confie demasiado porque una cosa es que no se cumpla la profecía maya que decía que el día 21 de diciembre del 2012 era la última fecha de nuestra existencia en el planeta tierra, y otra muy distinta es que no sea cierto que estamos haciendo méritos sobrados para que no merezca la pena seguir aquí.
Yo personalmente creo que sí hay razones para continuar en este mundo que ojalá no se acabe nunca, pero debe ser porque soy de natural optimista y peleón, aunque hay mucha gente que vive en la desesperanza y, como Segismundo en “La vida es sueño”, dice aquello de
“Ay mísero de mi y ay infelice
Apurar, cielos, pretendo,
ya que me tratáis así
qué delito cometí
contra vosotros naciendo;
aunque si nací, ya entiendo
qué delito he cometido.
Bastante causa ha tenido
vuestra justicia y rigor;
pues el delito mayor
del hombre es haber nacido”.
Estos días, al menos en España, los médicos siguen en huelga, los gobernantes catalanes se reafirman en que les importa una higa lo que digan la constitución y las leyes que están obligados a cumplir, los bancos siguen pidiendo dinero y negando el crédito, nuestros gobernantes no cumplen lo que prometen , Hacienda nos sigue friendo a impuestos y en la cola de los desesperados se apelotonan los afectados por las preferentes, los parados, los desahuciados, los familiares de los discapacitados y los inmigrantes que viven en nuestro pais
Mientras tanto hay quienes hacen bandos autorizando a que los cazadores maten a tiros a los perros abandonados . Con este panorama no me extraña que haya quienes lamenten que no se haya cumplido la profecía. Sin embargo creo que al final todo esto se arreglarå, así que será mejor que sigamos aquí.





el arte de ir en bolas

27 11 2012

 Hay días que no está uno para relexiones aburridas y como de vez en cuando busco alejarme del comentario político hoy me voy a entretener escribiendo sobre cosas que aun siendo en aparuiencia menos inmportantes no por ello son menos iunteresantes.

Jugaré  con metáforas que, además de constituir un uso más o menos ocurrente del lenguaje, siempre ayudan a mandar mensajes subliminales para que cada uno los interprete como quiera, y para ello les voy a hablar del arte de ir en bolas.

Desnudarse puede ser algo hermoso o espantoso y por esa razón no es aconsejable que cualquiera se preste a hacerlo en público, porque no todos consiguen el efecto deseado. No es lo mismo que se despeloten unos bomberos cachas o unas modelos no bulímicas a que lo hagan señores o señoras que carezcan de argumentos físicos para exhibirse. Sin embargo, el desnudo como forma de protesta o como medio para  sensibilizar a la opinión pública, cada día es más habitual y posiblemente eficaz.

La última noticia relacionada con esta práctica ha sido la  que tiene que ver con un grupo de madres que han decidido ser modelos de un calendario erótico para recolectar el dinero que les permita pagar un autobús que lleve a sus hijos al colegio.Ellas viven en la localidad valenciana de Monserrat y el cole de sus hijos está a unos kilómetros por carreteras peligrosas.

La consejería de educación de Valencia  suprimió ese servicio y las madres de los chavales,  que tenían que ir al colegio a pie y con riesgo, no han esperado a que el poder político resuelva ese problema porque saben que la solución podría tardar en llegar. La iniciativa privada casi siempre es más expeditiva y eficaz que la desidia pública.

Lo que no sé es si los ciudadanos que ya están desnudos, como consecuencia de esta crisis, van a conseguir algo o no.





franquismo sociológico

22 11 2012

Dicen, los que al parecer entienden de estas cosas, que publicar informaciones que supuestamente implican a Artur Mas y a Jordi Pujol en prácticas corruptas puede reforzar la mayoría electoral  de Convergencia i Unió en las elecciones del próximo domingo, y yo digo que si es así ¡”bendita sea la Moreneta!”

Si los periodistas renunciásemos  a contar noticias porque pueden tener un efecto no deseado por alguien, estaríamos cometiendo un grave error además de incumplir con la elemental obligación de informar sin autocensura.

Hablar de este asunto, como todos los temas de corrupción que afectan o han afectado al PP, al PSOE y a cualquier otra formación política,  es una cuestión de higiene democrática y más aun cuando desde los medios catalanes se cuidan muy mucho de no molestar al partido que les financia en época de crisis.

Lo del oasis catalán no es una metáfora. Allí nunca ocurre nada que pueda molestar al poder político, porque como decía un amigo mío, “cuando te pregunta que qué pasa, tú respondes que no pasa nada, y… si pasa, se le saluda”.

Sobrevivir a contracorriente es muy duro y es comprensible que la gente se acoja a la respiración asistida para no asfixiarse, salvo que saque la cabeza y respire aire no subvencionado.

Javier Nart, que apoya a Ciudadanos, ha dicho que en Cataluña existe un franquismo sociológico, porque en la época del dictador cuando había manifestaciones antifranquistas el régimen decía que eran protestas anti españolas, como ocurre ahora con las críticas al Presidente de la Generalitat. No es normal que el partido político que lidera la Generalidad y que va a ganar las elecciones tenga su sede social embargada por el caso Palau. Es una cosa inaudita y aquí no pasa absolutamente nada”.

Mientras tanto La Vanguardia apoya a veces el silencio y a veces el jaleo. La pela es la pela y ser “grande de España” no significa nada porque que te den un título no supone  que seas merecedor de él





españa es “la cosa”

15 11 2012

Mientras que los políticos nacionalistas se debaten en discutir qué es España y antes de saber la respuesta lo único que tienen claro es que ni  se sienten ni quieren ser españoles, un chaval de Bilbao acaba de resolver el problema, al menos semántico, sobre esta centenaria nación.

España según el jugador del Atletic Club de Bilbao, Markel Susaeta,  es “la cosa”. Lo ha dicho en una rueda de prensa en Panamá a donde ha ido con la selección de futbol, y la verdad es que si esa definición es cierta yo tampoco tendría muy claro si quiero ser español. ¿Os imagináis el cachondeo del personal cuando dijésemos que somos nacionales de “la cosa”? Porque si al menos dijésemos que somos de “la cosa nostra” nos tendrían miedo, pero ser ciudadanos de un país que ni siquiera tiene nombre no mola mucho.

Yo ahora entiendo a los catalanes y a los vascos. Ellos al menos tienen una identidad definida: tienen su lengua propia que prácticamente la hablan solo los de su país, y no como nosotros que nos hemos quedado sin idioma porque ya es de más de 400 millones de gentes de todo el mundo.  Ellos tienen sus deportes singulares, porque no en muchos sitios hay competiciones de levantar piedras o talar árboles, mientras que los ciudadanos de ”la cosa” sólo participamos en competiciones que se ha  inventado otros. Ellos cuidan sus costumbres, sus tradiciones, sus boinas y sus barretinas y nosotros nos ponemos encima de la cabeza lo mismo una gorra de beisbol que un sobrero mejicano, o un sombrero cordobés.

Los ciudadanos de “la cosa”  somos algo indefinido y además no nos queremos demasiado a nosotros mismos. Actuamos como  papanatas             que valoramos cualquier cosa que venga de fuera, no tenemos muy claro cuál es nuestra bandera (de hecho hay muchos ciudadanos de este raro país que se avergüenzan de ella y nunca la exhiben), nuestro himno no tiene letra y hemos tenido un Presidente de gobierno que afirmó que el concepto de nación de los de “la cosa”, era algo discutido y discutible.

En cambio ellos tienen Lendakaris y Presidentes que no admiten una sola broma en temas como esos.

Me lo tengo que pensar pero como sea verdad que España es “la cosa”, voy a cambiarme de nacionalidad, aunque solo podría ser francés o inglés, porque el catalán y el euskera, no los hablo.





protejamos la sanidad pública

12 11 2012

No sé cuál será la experiencia de cada uno de vosotros en esta materia, pero si hay algo que te encoge el corazón, te hace llorar a solas y aunque pienses que no crees en nada te lleva a rezar, es la enfermedad de un ser querido que crees que puede morir. La salud es el bien que hay que proteger de forma prioritaria y eso lo sabe todo el mundo pero quienes nunca deben olvidarlo son los poderes públicos.
En Canarias van a cerrar la unidad pediatrica de cirugía cardíaca que atiende a los niños de las islas con lesiones graves de corazón, en Madrid el Hospital Universitario de la Princesa va a dejar de ser un Hospital General para convertirse en un centro geriátrico en clntra de las opiniones de los expertos y en Cataluña no paran de clausurar servicios sanitarios.
Gestionar mejor los servicios públicos es una obligación de todo gobierno pero eso no significa que los ahorros se tengan que hacer a costa de la salud o de la vida de los ciudadanos.
De todas las protestas que se están desarrollando día a día en las calles de nuestras ciudades hay una que me parece que responde a una grave preocupación a la que ninguno de los ciudadanos debemos ser insensibles, y es el tema de la sanidad.
España tiene una sanidad pública envidiable, de gran calidad, y el argumento de la crisis económica no puede ser definitivo para poner en riesgo este servicio que es uno de los más importantes que tenemos que proteger de nuestro estado del bienestar.
Hay cosas que no pueden ser valoradas solamente en términos económicos porque el valor que se protege es muy superior. La sanidad siempre es rentable, porque la enfermedad y la muerte son mucho más caras.
Cada vez que se cierra un hospital porque no hay dinero para mantenerlo abierto, hay que preguntarse que en qué otra cosa se va a emplear esa cantidad que se ha ahorrado, porque seguro que la eleccion está mal hecha. Podemos acabar siendo un pais sin déficit económico, y al mismo tiempo sin sanidad y sin educación y en ese caso, no valdríamos nada.