sensaciones /macarras

3 08 2014

El blog de Diego Armario

image
Los que siempre contamos cosas que ocurrieron hace mucho tiempo, no es que tengamos más memoria que los demás, sólo tenemos más años, y un verano de entonces una joven madre francesa me preguntó escandalizada cómo era posible que mi hija Natalia llevase perforado el lóbulo de la oreja con un pequeño pendiente de oro. Le expliqué que era una tradición antigua muy femenina, y cuando me respondió – por supuesto en francés – que aquello era una costumbre bárbara, perdí momentáneamente la tradicional caballerosidad de los españoles ante las vecinas del norte, y sabiendo que desaprovechaba una oportunidad magnífica para intimar en otros asuntos muchos más bárbaros, le dije en su idioma : Je regrette vôtre simplicité.
¡ Quién le iba a decir a esa mujer que los aros, los piercings, y los tatuajes iban a ser poco tiempo después la seña de identidad de los nuevos bárbaros de…

Ver la entrada original 226 palabras más