la ausencia de discurso

1 12 2013

El blog de Diego Armario

image Hablar es relativamente fácil, prometer es gratis y cumplir lo que se ha dicho es una añoranza frustrada de los ciudadanos que votaron a quienes hablaron y prometieron. Sin embargo a algunos nos consolaría que quienes nos engañan al menos hablasen bien y pronunciaran discursos para la historia.
La sensación de muchos hombres y mujeres que sólo han conocido los últimos años de nuestra democracia es que el nivel oratorio e incluso intelectual de muchos de nuestros representantes es manifiestamente mejorable, porque los discursos que escuchamos, independientemente de sus contenidos, son formalmente mediocres.
La palabra bien hablaba es un arte que ni practican ni conocen, ni respetan quienes deberían hacerlo por oficio, y el oficio de parlamentario es ése.
La historia parlamentaria de la democracia, no sólo en España sino en todos los países serios, tiene una tradición de grandes discursos en situaciones críticas, y en esos casos la palabra…

Ver la entrada original 286 palabras más