la mano en el fuego

6 06 2013

El blog de Diego Armario

1360235853_0Hay amigos que sólo son compañeros circunstanciales y por lo tanto ni merecen ese nombre ni tampoco hay que achicharrarse por ellos, sobre todo si, llegado el momento, descubres que no son trigo limpio.
Yo soy de los que tiene pocos amigos, y muchos conocidos: los primeros son de ley y los otros cubren un alto espectro social, económico e incluso moral, por eso me sorprende que, en una profesión tan cainita como la de la política, haya quienes se empecinen en defender a capa y espada a algunos que, si el juez Elpidio los cogiera por banda con lo aficionado que es a enchironar a la gente, ya estaban en la cárcel.
Francisco Camps llamaba al Bigotes (el de la Gürtel) “amiguito del alma” y al final los dos están “listos de papeles”; José María Aznar proclamó el otro día, en la entrevista que le hicieron en Antena 3…

Ver la entrada original 241 palabras más