4 04 2013

El blog de Diego Armario

untitledLa imputación de la Infanta Cristina se presta a que los clientes del circo manifiesten su opinión aplaudiendo, abucheando o sorprendiéndose de la actuación de quien está en la pista central, pero yo prefiero analizar los hechos con cierta frialdad porque no me debo a ningún público que me aplauda o dé sus votos, ni tampoco formo parte de la cofradía de los que le gritaban enardecidos al César en Roma que pusiese el pulgar hacia abajo y condenase a muerte al gladiador.
1. El juez Castro ha hecho lo que creía en conciencia y en justicia que tenía que hacer, y ha querido preservar fuera de toda duda que “la justicia es igual para todos”.
2. El fiscal sostiene – como hasta hace poco el mismo juez – que no existen indicios suficientes que acrediten que la infanta interviniese en la gestión cotidiana de los negocios de su marido.

Ver la entrada original 229 palabras más