la cazadora de cabezas

22 01 2013

imagesLos indios cortaban cabelleras y el hombre o la mujer blanca cazan cabezas, que es la traducción literal del término anglosajón head hunters, y en ambos casos lo que se persigue es hacerse con un símbolo de triunfo para demostrar poder.
Ha coincidido en el tiempo que Esperanza Aguirre ha sido fichada como asesora del departamento de selección de personal de la empresa Seeliger y Conde para cazar cabezas pensantes con el rumor de que la cabellera que realmente quiere cortar es la de Mariano Rajoy . Nadie ignora que desde hace años la lideresa va por libre en su discurso político, que es mucho más liberal que es de su jefe, y de paso intenta dejar con las vergüenzas al aire a Rajoy siempre que puede. En el caso Bárcenas ha dejado más de una duda en el aire sobre cómo habría que haber actuado.
Sin embargo aquí no hay nadie que esté libre de pecado y que en consecuencia esté legitimado para tirar la primera piedra, porque en todas partes cuecen habas y…en Madrid, donde ella es la jefa, también.
Lo que ocurre es que Esperanza Aguirre, por más que afirme que ha dado un paso atrás y está en segunda fila de la política, ella sabe que no es del todo cierto porque no necesita ostentar un cargo público para que lo que diga y haga tenga una repercusión enorme en el ámbito de su partido en particular y en la opinión pública en general.
Su nuevo trabajo tiene mucho que ver con su capacidad de influencia, y acredita una vez más que los únicos personajes que jamás tienen dificultad para encontrar un empleo son los que tienen aroma a poder.
Una empresa de caza talentos es en definitiva una compañía que selecciona currículos de los mejores en cualquier ámbito del conocimiento, aunque lo que realmente van buscando son las capacidades del individuo independientemente de la especialidad en la que se haya formado, porque cuando deciden “cazar a uno” ya tienen decidido en qué van a emplear sus habilidades. Por eso los cerebritos están perfectamente localizados porque se les hace un seguimiento desde que están en la universidad, y posteriormente las empresas que les contratan los forman a su medida. De eso se encargan los ojeadores, como en el fútbol, pero la capacidades de la contratada son otras y en cualquier caso intuyo que ese trabajo en Seeliger y Conde , será un paréntesis no demasiado largo.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: