lavarse la cara

14 01 2013

1350096375_0Desde que quienes hacen las leyes y nos gobiernan confundieron la política con el marketing, vivimos en una continua representación teatral en la que algunos fabulan una realidad inexistente y además quieren convencernos de la excelencia de sus efectos beneficiosos.
Yo no sé si ellos se engañan y se lo creen después de repetirlo tantas veces, pero a los que ya no nos pueden vender ni un solo día más esa mercancía averiada es a nosotros los ciudadanos que somos los que padecemos las consecuencias de su mal hacer, y ya no nos fiamos de las palabras huecas que pronuncian.
Los políticos están preocupados por su mala imagen y quieren hacer algo para mejorarla, pero a ninguno se le ha ocurrido, hasta ahora, tomar medidas drásticas, y pondré dos ejemplos: Soraya Sáenz de Santamaría, ha encargado al director del Centro de Estudios Políticos y Constitucionales (CEPC), Benigno Pendás, el diseño de una estrategia con la que intentar lavar la imagen de los políticos, reconciliar a los ciudadanos con la clase política y frenar ese sentimiento de desconfianza en las instituciones. Por otra parte el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, ha anunciado que su formación planteará al resto de partidos un “compromiso para abandonar el ‘y tú más’ y “poner el punto final” a la corrupción política en España. Entre las propuestas que contempla el político socialista ha citado el refuerzo del control sobre las finanzas públicas o la mejora de los mecanismos de investigación y castigo de estos delitos.
Todo esto se resume en “lavar la imagen” y “hacer un documento de compromiso”, como si dándose una ducha y firmando un papel el tema se arreglase.
Si en vez de tanta palabrería anunciasen que se aprueba una norma legal por la que se suprimen las prebendas y los sueldazos a los ex presidentes autonómicos, no se le paga un euro a cualquier ex político que tenga otro sueldo de empresas privadas, se suspende cautelarmente de sus funciones a cualquier responsable público imputado en un caso de corrupción, dejan de cobrar los 1.883 euros de ayuda a la vivienda los diputados con residencia en Madrid, y no se da amparo político a quienes se sabe que son unos golfos aunque aun no hayan sido condenados en sentencia firme, la gente empezará a creérselos. Si no es así, seguirán siendo un problema, en vez de la solución.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: