un pais en huelga

8 12 2012

01huelga-pilotosHasta El País, de Cebrián, cosa impensable en toda la vida del señor, ha estado en huelga, claro que como son tan educados lo han hecho sin que se escuche mucho el ruido que producía el silencio de sus rotativas, pero uno tras otro todos los sectores van protagonizando una huelga en España para reclamar sus derechos y algunos sus privilegios.
El asunto “mollar” está en dilucidar si todas las huelgas son efectivas y producen el efecto que se persigue con ellas, o si algunas se hacen por el simple deseo de provocar una mayor tensión, porque los huelguistas saben que no van a conseguir los objetivos económicos que exigen.
La huelga como instrumento de presión y también de expresión pública de un descontento, además de ser un derecho constitucional, tiene sentido, pero cuando lo que se solicita es imposible obtenerlo o porque no hay medios en la contraparte para satisfacer esas exigencias, o porque sería ilegal ceder, deja de ser una acción razonable.
No se trata de que yo haga una lista de huelgas vigentes o previstas, porque ni todas son iguales ni tampoco merecen unánimemente la misma consideración, pero citaré solamente dos una en el sector privado y otra en el público.
La anunciada huelga de Iberia, que es continuación de las numerosas huelgas que esta Compañía ha venido haciendo desde la fusión con British Airways, va a dejar en la calle a numerosos trabajadores porque, independientemente de la mala gestión de los directivos de la aerolínea española, no hay dinero para atender las reclamaciones laborales de un colectivo que gana más dinero y trabaja menos horas que otros colegas de su sector. Las huelgas de Iberia han costado demasiados millones de euros. Si esta Compañía desaparece habrán colaborado activamente a conseguirlo muchos de sus empleados.
La otra huelga de la que hablaré más extensamente en otra oportunidad es la de la sanidad pública madrileña. Es una huelga preventiva, basada en futuribles no comprobados. Es por tanto una huelga política que dice defender la sanidad de los usuarios, aunque sus protagonistas los dejan sin atención, y muchos de ellos por las tardes trabajan en esa sanidad privada que tanto denostan.
Huelgas así, desahogan pero no resuelven nada.





el equipo del “régimen”

7 12 2012

Mosaico Que Lucirá El Camp Nou Para El 'Clásico'La vida da tantas vueltas que ya no es nada parecido a lo que fue.
Durante cuatro decenios el Real Madrid fue el equipo del régimen y el franquismo presumía de los éxitos del equipo blanco como si fuesen propios. Tan es así que el dictador utilizaba el estadio Santiago Bernabeu para sus demostraciones sindicales, lo cual era una verdadera contradicción, porque por entonces solo existía el sindicato vertical, pero en la catedral de los triunfos madridistas le rendían pleitesía y mostraban su agradecimiento unos sindicatos a los que con el tiempo se han parecido otros más recientes.
Han pasado los años y estigma de ser el equipo del régimen – en este caso el régimen nacionalista catalán – se lo ha ganado a pulso el Barça, al que no se le puede discutir ninguno de sus numerosos y brillantes méritos deportivos, pero al que tampoco se le puede negar que está al servicio de las consignas políticas de la Generalitat.
Tienen derecho a hacerlo y… allá ellos, pero a mi personalmente me entristece que el Presidente de esta entidad, su entrenador y sobre todo algunos de sus jugadores hagan de marionetas en manos de un personaje, Artur Mas, que está contaminando y poniendo al servicio de sus intereses políticos a una sociedad civil que siempre fue muy plural. Y he dicho alguno de sus jugadores porque otros se dedican a hacer bien su trabajo y a opinar con libertad de todo lo que les da la gana, pero no se suman miméticamente a las campañas que promueve el gobierno de CiU.
Sandro Rosell ha acertado cuando ha dicho que el Barcelona es un club universal porque tiene apoyos en todo el mundo y representa muchas sensibilidades, pero se equivoca cuando permite que los políticos utilicen al Barça. Entre los socios y simpatizantes azulgranas hay de todo, y politizar a un club de masas puede resultar útil a unos pero es una torpeza que provocará el distanciamiento de otros.
Mezclar churras con merinas nunca dio buen resultado.





34 años después

6 12 2012

Hoy hace 34 años que aprobamos nuestra Carta Magna en referéndum, y a pesar de que tenemos una de las constituciones más jóvenes de la Europa democrática, según los últimos datos conocidos de la encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas, siete de cada diez españoles están insatisfechos con nuestra democracia.
Este dato es alarmante y muy de preocupar porque hay quienes están confundiendo la crisis económica con nuestro sistema político, y las consecuencias de eso históricamente han sido las dictaduras o el auge de los partidos fascistas.
La constitución nos garantiza un sistema de libertades y así es reconocido en la encuesta del CIS por un 41,7 por ciento, pero un 44,6 afirma que la ley de leyes se respeta poco o nada en nuestro país.
Los datos estadísticos reflejan tendencias y es una realidad incuestionable que la sensación generalizada de los ciudadanos españoles es que tenemos un marco legal que no sirve para los objetivos que marcaron los constituyentes hace más de tres décadas.
Evidentemente la crisis más grave que padecemos como país no es la económica porque ésta la superaremos más pronto que tarde. La verdadera crisis que tenemos es la institucional y ésa no es tan sencilla de arreglar salvo que hagamos una revolución democrática.
La democracia debe ser fuerte y la nuestra es débil porque quienes han jurado cumplir y hacer cumplir las leyes, se las pasan cada día por el arco del triunfo y no les pasa nada. Nuestra obligación es fortalecer la democracia y no permitir que salga gratis que políticos como Artur Mas sean practiquen la insumisión legal, o que gobernantes como Rajoy incumpla su programa electoral , por no hablar del partido socialista que ahora está en la oposición pero que cuando gobernaba hace escasamente un año hacía lo mismo.
Los ciudadanos se sienten indefensos ante quienes les representan y eso no es lo que preveía nuestra constitución, que sigue siendo válida. Lo único que hace falta es que la cumplamos.





un método expeditivo

5 12 2012

Mira por donde en Alemania también tienen a sus Díaz Ferrán. y no es que pueda consolarnos algo así porque desde siempre se sabía que los golfos y defraudadores están repartidos por todo el mundo, pero desde que la señora Merkel es la encargada de echarnos la bronca al resto de los países de la Unión Europea, tenemos un complejo de ser los peores de la clase que no hay quien nos lo quite de encima.

Según fuentes de la fiscalía alemana, se calcula que fundaciones y ciudadanos individuales  tienen depositados 150.000 millones de euros de dinero negro en bancos suizos , y  para luchar eficazmente contra esa lacra, el gobierno germano compra desde el año 2007 información sobre defraudadores a denunciantes anónimos que trabajan en la banca suiza, y por cada 3 millones y medio de euros que se gasta en obtener estos datos recupera para el fisco 1.300 millones.

De esta forma no sólo ingresan importantes cantidades de dinero defraudado al fisco  sino que además provocan un efecto de pánico muy saludable, porque para evitar sanciones más graves 40.000 defraudadores se han autoinculpado y han regularizado su situación con la Hacienda de la señora Merkel.

Es cierto que en Alemania está abierto un debate que pone en cuestión este método porque algunos consideran que no es correcto pagar a chivatos anónimos que, además sustraen esa información a las entidades bancarias en las que trabajan, pero mientras se solventa esa duda las autoridades germanas siguen recaudando.

Alemania y Suiza pretendían aprobar un acuerdo fiscal que grabaría entre el 21 y el 41 % las cantidades que anónimamente se ingresaran en la Hacienda del primero de los países del dinero negro depostitado en la Confederación helvética, pero  el Bundesrat lo ha rechazado no solo por una  cuestión ética sino porque consideran mas eficaz y ejemplarizante pillar a los defraudadores y multarles.

No está mal el método y aquí deberíamos hacer lo mismo.





todos somos discapacitados

4 12 2012

18200001_1354555398943_124_34_0_gra  Hay momentos en los que se hace el silencio por respeto y, yo añado, admiración cuando un discapacitado habla en público,  y esto ha ocurrido en las ùltimas horas cuando ciudadanos, hombres y mujeres, que estos días protestan por los recortes que imponen las distintas administraciones publicas que les afectan a ellos y sus familias.

Una mujer ha leído con dificultad, pero con decisión, un texto reivindicativo, y un chaval ha dicho que si los politicos fuesen en una silla de ruedas serían más sensibles a las necesidades. Todo esto ha ocurrido en la Asmblea de Madrid, con motivo del Día Internacional de las Psrsonas con Discapacidad que por tercer año consecutivo convierte en “Diputados por un día” a quienes parecen esta limitación.

Ciento veinte discapacitados intelectuales han participado en este acto, que si no resuelve nada al menos sirve para abrir los oidos y golpear las conciencias de quienes han sido elegidos para estar atentos a las necesidades de sus representados.

Hace unos días afirmé que la protesta en muy sana en democacracia y a veces también resulta eficaz, y me reafirmo en esta convicción porque cuando la sociedad civil se mueve los cimientos de las instituciones se conmueven. Cada día que pasa les resulta más dificil a los politicos hacer oidos sordos a las justas reivindicaciones de quienes peor lo pasan. ya no hay argumentos que justifiquen la inacción de quienes mientras tanto sí atienden otras necesidades menos perentorias.

El gobierno de Valencia ha anunciado que abonara los 40 millones de euros que les debe a la discapacidad  en esa Comunidad Autónoma y ojala que otras Administracciones Públicas hagan lo mismo, porque una sociedad que en época de crisis abandona a quienes menos posibilidades tienen de defenderse por si solos no merece tal nombre.

Discapacitados somos todos pero unos son mas dignos que otros.





defraudar es de pobres

3 12 2012

banca suizaAyer escuché esta frase (“defraudar es cosa de pobres”)  a un inspector de Hacienda que explicaba en el programa ·”Salvados” que si se acabase con el fraude de las grandes empresas y de la economía sumergida, España arreglaría su problema de déficit y no tendría necesidad de ir al mercado de la deuda secundaria.

Hoy ha acabado el  plazo de la tan denostada amnistía fiscal y, según las informaciones de las que disponemos,  los grandes evasores y defraudadores no han respondido como el ministerio de Hacienda esperaba. No han sido muchos los que han regularizado su situación acogiéndose al pago del 10% de sanción de la cantidad defraudada, pero en cambio sí ha habido un número significativo de rentas afloradas que a partir de ahora cotizarán a Hacienda.

Esto último parece ser que se debe a que la banca suiza y también la de Andorra han advertido a sus clientes españoles por carta que, para continuar operando con ellos con normalidad, deberán justificarles que están al día con Hacienda, es decir, que en estos días se han acogido o a la Declaración Tributaria Especial (DTE) o han regularizado voluntariamente sus cuentas opacas.

Luego están los que sin hacer ningún tipo de arquitectura financiera porque no saben hacerlo ni tienen medios,  no declaran a Hacienda, hacen facturas sin IVA o cobran en negro,   y unos y otros consideran que defraudar es cosa de listillos en vez de delincuentes, y yo creo que si ellos pagasen los demás estaríamos sometidos a una menor presión fiscal y habría dinero para  no tener que hacer recortes y poder atender  las necesidades sociales.

En algunos países como en los Estados Unidos al que pillan defraudando al fisco se le cae el pelo en la cárcel porque los delitos fiscales y financieros se consideran muy graves  y de eso supo mucho  Al capone o a Bernand Madoff. En cambio aquí en España los que roban dinero público no lo devuelven e incluso se atreven a negociar condiciones para hacerlo a medias.

Definitivamente… defraudar es cosa de pobres.





30 años son nada

2 12 2012

000000114696Han pasado 30 años y en este caso se cumple el aforismo de que cualquier tiempo pasado sí fue mejor.

Aquel gobierno de Felipe González logró una mayoría absoluta contundente porque generó una ilusión sin límites entre gran parte de la población española que quería dar un mensaje claro a los golpistas de que nuestro país quería vivir en democracia, y para significar el verdadero cambio era imprescindible que gobernase un partido de izquierdas. Felipe González fue en mi opinión el mejor presidente de gobierno que podía tener España en esos momentos, e hizo grandes cosas durante sus primeras legislaturas. Hacer un relato pormenorizado de sus logros sería cansino y es de justicia reconocérselos.

Bien es cierto que también sería injusto sufrir amnesia sobre sus posteriores errores, porque si concitó en torno a su proyecto la esperanza de millones de españoles, también se ganó a pulso el abandono de estos tempranos apoyos cuando la gente se sintió frustrada por el cambio de discurso y sobre todo de política de aquellos en quienes había confiado a ciegas.

Con todos sus errores, muchos de los cuales ya han sido sancionados política y judicialmente, Felipe González fue un gran presidente de gobierno y sin duda alguna el mejor líder que han tenido los socialistas.

30 años después su partido está irreconocible: solo gobierna en dos autonomías y en ninguna de ellas por mayoría, va perdiendo apoyos elección tras elección, tiene una grave crisis de ideas y de liderazgo, está dividido, carece de un discurso unitario, y aun no ha tocado fondo.

Rubalcaba evidentemente no es Felipe, como tampoco lo fue Almunia y mucho menos Zapatero. El partido socialista es la única formación política española que aun no ha resuelto la sucesión de su líder, claro que tampoco ha resuelto algo más importante como es su mensaje político de hoy. Felipe González nunca abandonó el centro y por eso ganaba. Sus sucesores no han sido capaces de entender que ahí estaba la clave de su éxito.