cuba y europa

26 02 2010

 

La diplomacia española en relación a Cuba podría inspirar las pautas para lo que haga la Unión Europea en su conjunto en relación al país caribeño, porque se supone que por historia, cultura, cercanía e idioma deberíamos ser los españoles los mejores intérpretes de la realidad cubana.

De hecho, España, incluso durante la dictadura de Franco, mantuvo buenas relaciones con Castro, pero en cada momento histórico y político nuestro país ha tenido siempre una voluntad por ayudar a ese pueblo, contemporizando a veces con el gobierno de Castro, pero sin renunciar a la defensa de los derechos humanos en aquel país.

Lo que sí ha demostrado el régimen castrista es que hace oídos sordos a cualquier  petición o presión de Europa o los Estados Unidos. La tímida esperanza que se abrió con la sustitución de Fidel por Raúl ha devenido en un fiasco: ambos hermanos no solo son la misma cara del régimen opresor sino que además están estancados en un discurso victimista y mentiroso cuando las víctimas son el propio pueblo cubano.

La complicidad silente de los gobiernos del mundo – incluido los europeos – es la que afianza a los dictadores cubanos que ven como los políticos, por no incomodarles, no condenan sus atrocidades y se mueren de deseo por hacerse una foto con los dictadores caribeños.

La imagen complaciente del presidente brasileño, Luis Ignacio Lula da Silva, ante la muerte de Orlando Zapata y, en contraposición, sus afectuosos abrazos públicos con Raúl y Fidel Castro han generado la indignación de uno de los principales portavoces de los disidentes en Cuba, que lo ha acusado –incluso– de ser cómplice de las violaciones de derechos humanos que se perpetran en la isla.

La reacción tardía de Zapatero, Presidente de turno de la Unión Europea, exigiendo la liberación de los presos políticos, pero sin condenar al régimen por al muerte del disidente cubano, es otra forma de complicidad.

Europa y el mundo libre no pueden seguir con esa tibieza con los dictadores cubanos.

La oposición necesita algo más que un gesto de vez en cuando.


Acciones

Información

One response

26 02 2010
Adolfo

Me provoca rechazo esa foto: Un ministro democrático español complaciente con el dictador cubano que asesina a sus ciudadanos.
Sé que la diplomacia es contemporizar, pero cuando están en juego los derechos humanos, no valen las sonrisas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: