europa e israel

21 02 2010

 

Durante años España llamó a las puertas de la Comunidad Económica Europea – que así se llamaba ese selecto club que reunía a lo más granado del viejo continente – pero el tratado de Roma exigía unas condiciones políticas que ni España, ni Portugal cumplían, y que hacía referencia a algo tan esencial como era la libertad y el respeto a los derechos humanos.

Esa Comunidad de Estados ha ido deviniendo en Unión de pueblos que asumen proyectos comunes tanto en materia económica, como de política exterior y de defensa, pero está vigente la defensa de principios democráticos esenciales para ser admitidos como nuevos estados miembros.

De los seis estados fundadores de la Comunidad Europea del Carbón y el Acero hemos llegado a ser 27 estados, y están a la espera de ser admitidos en futuras ampliaciones Turquía, Croacia y Macedonia, además de otros países que llaman a la puerta con la pretensión de ser europeos aunque sus fronteras físicas no formen parte del continente.

Israel  ha apuntado en varias ocasiones que no descarta la posibilidad de solicitar su ingreso en la UE. Una encuesta reveló en 2007 que las tres cuartas partes de los israelíes querrían formar parte de la Unión Europea. Al igual que en el caso de Marruecos, su situación geográfica podría contribuir al rechazo de su candidatura, que no se ha planteado por el momento. Pero en esa posible solicitud de adhesión, su relación histórica con Europa pudiera ser agente negociador importante

¿Superaría Israel la prueba del respeto a los derechos humanos?

¿Aceptaría Israel renunciar a los asesinatos selectivos de sus enemigos y a la práctica de la tortura en los interrogatorios de sus detenidos?

El Dubaigate, o el caso del asesinato del líder militar de Hamas, Mahmud Al-Mabhoud, en su hotel en Dubái, reabre este debate.

La Policía de Dubai apunta directamente a Israel porque se conoce que los miembros del comando ejecutor utilizaron pasaportes de al menos cuatro países europeos: Francia, Alemania, Gran Bretaña e Irlanda.

Bruselas no quiere pronunciarse y prefiere mantener este asunto como un tema bilateral entre los países concernidos, aunque tienen claro que  Israel no puede ser una isla de usos y costumbres si algún día se quiere pertenecer a la Unión.

Anuncios

Acciones

Información

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: